viernes, 16 de mayo de 2008

Malahierba

He intentado ahora, una vez más, algo que los hechos y las evidencias practicamente me contradice: Tender comunicación fuerte con mis padres.


Debo admitir que la he pasado bien, he conocido buenos sitios y todo, pero definitivamente no fue un buen viaje, al menos no como otros. Ayacucho no se merece que mezcle las cosas, menos si sólo en una aprtícula de toda la región conviven tres personas que hablan lenguajes diversos.


Adelanto mi retorno porque así me veo forzado. No somos una familia de violentos, pero simplemente no nos entendemos y eso nos enfría sobrecogedoramente.


No puedo evitar sentir envidia de las familias que saben llevar sus problemas y solucionarlos rápido para pasarla bien, mientras que nosotros, casi necesariamente, tenemos que discutir para entendernos y luego, volver a hacerlo para solucionar las cosas.


No voy a asumir la culpa de esto, no tengo porque hacerlo. Sólo que no puedo dejar de sentir pena y envidia por aquellos sentimientos de paternalidad, unión, complicidad y todo eso que no conozco bien porque en casa (y afuera) escasea. Me jode pensar que posiblemente, en caso de que pase, llegue a formar una familia así, que ni siquiera sale airosa o con una moraleja, sino forzados a viajar por separado.


Me atormenta, porque no esto me ha vuelto a hacer pensar en cosas y miedos que en estas semanas no había considerado: Mi (ahora sí lo siento así) bastante álgida soledad, que mi poca capacidad de sostener una relación o de avanzar en ella se deba a cierta influencia de la relación familiar, y de la malahierba que crece en el jardín del amor infeliz.


Lo nuestro parece que también tuvo su ciclo. Yo prefiero estar sinceramente sólo que solitariamente rodeado de gente, y entre esta gente parecen estar mis padres. Me voy antes a Lima, y respecto de mi cumpleaños, ya pondré en otro post lo que respondí a una pregunta que se hizo sobre ello.


Es todo, nos vemos en Lima, con los casos pendientes resueltos y, de todas maneras, con un mejor ánimo. Se me acabó la media hora.

3 comentarios:

Mili-Mili dijo...

"mejor solo que mal acompañado", prefiero "mejor solo que no acompañado del todo". La malahierba se saca con herramientas de jardinería, eso dicen los que saben del tema. Al final, de un modo u otro siempre sale. Claro, solamente si de verdad se quiere sacar la malahierba :)

beso

Raulín Raulón... dijo...

Mili: Sí, el uso es simple, aunque encontrar la raíz y sacarla sin dejar ni un pedacito puede que me sea un poco difícil.

Adiós!

Vitalweb dijo...

Dificil este tema de "jardineria", pero bueno, cada uno necesita un tiempo distinto para cada cosa.

Raulín, que te he dejado un par de premios en mi página, por si quieres recogerlos.

Salu2

Silvia