jueves, 24 de abril de 2008

Elecciones y Despertares

Elegí dejar mi chamba porque necesitaba tiempo y espacio para mí. Pasar tres horas de ida y regreso de la oficina me quitaban una parte vital y empezaron a dejarme sin cabello, fuera de la mezcla con las clases, que forzaron una baja considerable en mi rendimiento.





Como dije, compro mi absoluta y total libertad, 24 horas para mí, a cambio de... la "estabilidad económica" que da la subvención de un practicante. Dejo de percibir esa mensualidad a cambio de libertad de tránsito y tiempo para estudiar. ¿Cuán riesgosa es esta decisión?





Las elecciones siempre las hacemos respecto al presente, sin tener en cuenta el futuro porque simplemente lo desconocemos, o sólo tenemos de él proyecciones. Mi proyección es que sobreviviré un par de meses de mis rentas, de la derrota de Perú en Colombia y de los goles que los colochos hagan, de mis ahorros y de otros ingresos. Al elegir, me valió más tener tiempo para conversar con mis amigos, para pasear por la calle y calatear con la mirada a cualquier gorda bella que se me cruce, o simplemente, hacer lo que hice esta mañana después de repasar Concursal: Maratón de DVD en la otra habitación, el mío ya ha superado sus cuatro años de vida.







Qué cabro el chibolo, ¿no? Se nota que en Chicago de 1990 no había terrorismo. Jamás podría comer tanto helado con fudge. Me encantaría que existiese esa pela en la vida real.





Agarré un par de manzanas, mis cigarros y me puse con películas que disgustaron a mis viejos desde sus primeros minutos: Reservoir Dogs, Shallow Grave, Solo contra todos (mis viejos se escandalizaron cuando escucharon que el protagonista vendía carne de caballo, cuyo consumo es acostumbrado en las clases humildes francesas, de venta en Chevalines), con unas cuantas pitadas para acompañar. Pero toda elección tiene riesgos, sobretodo cuando se está sin medias.





Felizmente, puedo carajear a viva voz cuando me cae la ceniza al pié. Aprendo la lección, no quemarme más, usar medias mientras tanto; también la otra lección: Los riesgos de las elecciones son insalvables, nadie sabe que milagro hará el santo al que le reza.





Hoy compré mis boletos hacia Nazca. La gira de la salamandra continúa, y es más que probable que devuelva la visita a San Juan de Marcona, un lugar que me salvó de la ruina emocional definitiva hace un par de años. Qué mejor para un médico que ver a su paciente recuperado, como otra pela que no les gusto (o no entendieron) a mis viejos: Despertares (aunque el final sea medio tristón).











Bueno, público culto y sensible, saben que vivo en la carretera, al blues del autobús. Regresaré cuando se me ocurra, pero de todas maneras regreso.





Arrivederci! Seguimos en carrera!

8 comentarios:

El Frankie dijo...

Despertares final medio tristón??

Recontra triste diría yo!

Yo esperaba que al final todos volvieran a curarse :s

†Tobro InFernaL† dijo...

interesante tu blog....estube leyendo tb las entradas antiguas... prometo que vuelvo..

El Gran Pez dijo...

Carpe diem quam minimum credula postero ....Gracias por el coment, suerte en tu travesia

Ronny Lionel dijo...

Yo también tuve que dejar una chamba mostra, hace años. Me pagaban bien y todo, pero decidí salirme... porque aún no acababa mi carrera.

Me costó decidirme, pero al final lo hice. Pero fue para bien: terminé mi carrera, entré a chamebar en el Mimdes y llegué a ganar el doble que en la chamba que dejé, ahora soy consultor y manejo mis propios horarios.

Suerte, chochera ;)

EmPapeLada dijo...

Hey, ojalá que todos los doctores fuesen así de buenos y profesionales, eso sólo se ve en películas como esa...la triste realidad es otra.

Y no llames cabro al pobre angelito, jajaja, te pasas, te pasas...

Pero bueno, en mi casa mis padres tampoco comparten mis gustos televisivos, qué le vamos a hacer.

Saludos, INGRATAZO.

EmPapeLada dijo...

Hey, ojalá que todos los doctores fuesen así de buenos y profesionales, eso sólo se ve en películas como esa...la triste realidad es otra.

Y no llames cabro al pobre angelito, jajaja, te pasas, te pasas...

Pero bueno, en mi casa mis padres tampoco comparten mis gustos televisivos, qué le vamos a hacer.

Saludos, INGRATAZO.

Raulín Raulón... dijo...

Frankie: Es cierto, me recordó demasiado a La vida es sueño. Yo tampoco pude explicarme muchas cosas.

Tobro: Gracias por la visita, ahora que me pongo al día la devolveré.

Gran Pez: De nada, ya recibirás la información sobre el viaje.

Ronny: Pues es algo que suele pasar. Yo también estoy contemplando ciertas posibilidades para junio o agosto, pues al menos quiero pasar libre el mes de mayo.

Presente, ya sabes.

Eusakadicta: Tienes razón, no es ningún maricueca el chibolo.

Con tal de que se escondan a ver tele, bien.

Melisa Marin dijo...

Raulin:
Basta de melancolia, terminar tu carrera y ponerle 100% de atencion no es ningun sacrificio, tu deber es estudiar por estas epocas, y ser feliz (la tarea mas dificil), tienes toda una vida para solo chambear.