martes, 19 de junio de 2007

Bryce y la desconfianza (colofón de oficio iniciado en Nuestro Año Denigrista)

Este es el desenlace de la historia, y a continuación la parte por donde necesariamente deben comenzar: http://denigrante.blogspot.com/2007/06/bryce-y-la-desconfianza-oficio.html



Es cierto que mis posibilidades con S son, cuanto mucho, exiguas, principalmente por los motivos que especifiqué (http://5anhitos.blogspot.com/2007/04/capitalizad-parte-ii-ms-vale-conocido.html) y porque tampoco hay que descontar ciertas eventualidades que pueden ser claves a futuro. Sin embargo, puede que el sábado sea mi día, ¿y si lo es? Lo será, aunque los que le seguirán serán más incómodos, pues de todas maneras tengo que ocultar dos cosas de importancia variable: Mi verdadera cantidad de años y mi calidad de DENIGRISTA.

Sí, amigos, confieso que podría estar mintiendo, aunque jurídica y realmente no lo hago. Ella nunca preguntó ni lo uno ni lo otro, sólo atinó a lanzar ciertos pronósticos o adivinanzas sobre mis años que no esperaban una corrección de mi parte y de lo otro, factor realmente deshonroso y más decisivo, ni se preguntó. Por tanto, no dije ninguna mentira, simplemente dejé de decir una verdad jamás solicitada.

Igual, mi maldita y torpe conciencia (la única institución que conozco que jode, estorba y ahuyenta el desarrollo sin ser pública) no me deja disfrutar y pensar en cosas más exóticas. Pienso en Bryce nuevamente, ¿qué pasa si descubre alguna de las dos cosas? Puede que no sea muy trascendente a la segunda o tercera salida (Optimismo! Ella querrá salir conmigo hasta el infinito y a la vez mucha lentitud, CAPITALIZAD EL ESCENARIO!), pero realmente si lo veo muy desconcertante en instancias superiores: ¿Qué sentirá al descubrir esa mentira?

Sí, aquella cosa que aquel hombre que la trata de modo decente (Más Optimismo E. Wong!), que baila de manera estrámbotica e íntima (Optimismo en cantidades industriales), con el que ha pasado las horas más reconfortantes (Essssoooooooooo! Arriba Perú!!!!! Coca-Cola ¡kas y kas!) y las noches más tórridas de su vida (GOOOOOOOOOOOOOOOL!!!! Gol de optimismo, un gol por la Educación! Gol por el equipamiento de la CE Distrital Mazo Cruz, Puno!), a partir de entonces ya no sería lo mismo, cuanto menos. Cada momento tendrá a su percepción una segunda intención, un segundo significado, ya sus palabras no serán de agua de manantial, sino de agua potable, digerible después de necesaria filtración, y eso...

Paranoia, mucha paranoia. De todos modos esas probabilidades son mínimas, felizmente para este ocultador de información ¿relevante? Gracias, Bryce.

Lima, 7 de Abril de 2007

1 comentario:

C. giuliana dijo...

Leyendo este post, me sentí retroceder 8 meses en una historia que conozco... que curioso.