sábado, 30 de junio de 2007

Se le pasó la misa de gallo

- ¿Qué? ¿Se les pasó la misa de gallo?
- No había pensado en eso...

En media hora, la misma banca acogió el ignorado trasero de mi agente y las amplias posaderas de F, cuya actitud no entendí sino hasta que él me hizo aquella pregunta, elemento que fue concatenando hechos incluso pasados, como ciertas actitudes ariscas de K. En parte mi falta de experiencia en algunas cosas o mi poca confianza en mí mismo me había hecho descartar inconscientemente esa opción.

Comencé a tratar con F casi en Diciembre, paralelamente a ciertos progresos con K hasta la etapa ya conocida. Y bueno, con lo de K hubo confusión, hubo problemas y simplemente no quise complicarme, quise probar por algún momento en mi vida las cómodas mieles de la simplicidad en cuanto a estos asuntos y dejar que fluyan algunas cosas con F, que me cayó bastante bien desde el inicio a pesar de su extremo idealismo (algo que, generalmente, me espanta de las mujeres, sobretodo con las abogadas) y bueno, ciertas cosillas que comparte el gremio.

No fue tan difícil acceder y, como parece obvio, me sentía cómodo estando alrededor. Volvimos a toparnos en Enero, mes en el que F tomó la ventaja que dejó K sobre el final del 2006 e hizo un poco prometedor el inicio de este nuevo año. Con eso y todo, me sentía nuevamente "Arrivederci, seguimos en carrera", así que no dudé demasiado y en la primera quincena del año ya estabamos intentando algo pasando ciertos momentos después del trabajo de cada uno.

A veces no sabía como manejarme con una mujer cuya experiencia con los hombres era un poquitín incipiente, no tanto como la de Limón (un caso de desperdicio de mujer gravísimo) pero también obligaba a tomar las cosas con pinzas, sin sobresaltos y sin pasión que pueda ahuyentar. Definitivamente, el verano no es la mejor estación para enfriar el corazón de este tórrido calculador, pero la reciente mala experiencia con la susodicha cítrica redonda y linda (que, como ya mencioné, incluso terminó con bronca, rompimiento de amistades importantes para mí y "mecha con el arbitro") me enseñó que hay que bajar al estrato inocencia y tranquilidad en estos casos, por más enamorado o atraído por una mujer así y cuan irreprimible pueda parecer dicha sensación. Y aunque no lo crea, señor juez, señor agente, llegué de a pocos a una buena etapa...

Recuerdo que era la hora de hacer algo distinto, pensaba o bien en una salida a Sargento (prefiero Yacana o Etnias, pero este era más chic, un poquito de pose también era necesaria) o bien uno de mis famosas y controvertidas salidas fuera de Lima. Claro, lo hicimos (realmente era la primera "salida con opción de contrato") e incluso ya estaba pensando en aplicar la definición ahí mismo, en el taxi, si es que entre esa decisión mental y su elaboración en el mundo de los hechos no mediaba una frase de ella:

- Oye, Raulín Raulón, ¡me voy de viaje!

Algo había fallado en mis planes y desbaratado toda mi estrategia. Había recibido un gol de chalaca en el derby, en el minuto 10 del segundo tiempo, cuarto de hora fatal. Tenía que esconder la alerta roja interna de la única forma posible: Sosteniendo la respiración, constriñendo una ceja y modulando la voz hasta hacerla entusiasta.

- Ah, mira tú F, que bueno. ¿A dónde?
- Me voy al Carnaval y después, pasaré por Buenos Aires, más o menos hasta los primeros días de Marzo...

El resto del proyecto de viaje no lo escuché. ¿Agarrar con ella y KAS con ella ahora? ¿Para qué? Simplemente ya no tenía ganas de nada y de todos modos, la estaba dejando en su casa. En efecto, nada de nada, ¿para qué? ¿para qué? ¿para qué? La misma pregunta varias veces, como intentando empatar ese 0-1 en contra, todas con la misma respuesta en forma de humo sin forma de Lucky Strike: Iniciar una relación por las huevas, que bien podía enfriarse a la semana y media, cuando ella ya estuviese afuera.

Cuando llegué a casa necesité replantear todo, analizar lo hecho hasta el momento. ¿A tal punto puede llegar la confusión entre un pretendiente o un amigo? Es que al parecer no había sido claro al respecto, en mi afán defensivo-conservador que finalmente desnudó todas mis carencias en ataque en este lance decisivo. Y si no fue así, ¿simplemente no le gustaba? Entonces, yo era el que malinterpretaba las cosas, otra alta probabilidad, considerando el gran margen de error que acepto cuando tomo estos tipos de riesgos, ¿o es que no me tomaba tan en serio como yo pretendía? Era jodido aceptarlo casi al amanecer del domingo, pero bien podía haber pecado de Fly Robin Fly*** al tomar todo esto tan con guantes blancos y no buscar hacerla de retazos, de entradas contadas. En fin, una cosa estaba clara: Al parecer, con ella no era, no había interés, pues si hubiese existido como que... no sabía, parecía que se había salido con la suya, tampoco quería sentirme egocéntrico al exigirle dejar una oportunidad de esas por algo que "bien podía esperar", condenada incógnita.

Decidí dejar enfriar el domingo y volver con la misma actitud amical hasta el día de su viaje, esperando ingenuamente un cambio de planes o percepciones de su parte; al menos tenía que ocultar dignamente aquel estrepitoso traspié y la extinción casi total de mis opciones para el campeonato, culpa que asumí por la falta de agresividad. Después de su partida, decidí darme unos días para concluir al menos si esto iría a dolerme un poco, más allá de la cólera y frustración que a cualquiera se le puede despertar en estas situaciones.

A los tres días, concluí que necesitaba enamorarme para no tener que asimilar tan rápido las cosas como hice en ese lapso de resurección. Ese alivio, debido en parte a estar bien curtido en esa materia de la autoregeneración, me hizo pensar nuevamente en si hubiese podido construir algo nuevo a partir de "lo que ya tenía" o si, como históricamente pasa, necesitaba estar enamorado para pisar el acelerador. Después de sus esperados "encuentros con garotos y gauchos" (cosa que no debió mencionar a su regreso, como para enterrarme como hombre a pesar del enfriamiento: "Raulín, sorry, pero preferí disertar con ellos que tener algo contigo") nos vimos un par de veces, sin rencores, como amigos que finalmente nunca habíamos dejado de ser.

En mi banca, alguien me preguntó que andaba haciendo. Era F, a quien veía después de varias semanas, después de un otoño entero en verdad, no escatimé afectos, aunque llegué a cometer un error, en mi afán de buen amigo.

- Pues, no mucho, estoy escribiéndole un mensaje a alguien.
- ¿Ah, a quién?

Le conté todo lo que pude de J hasta ese día, sin dejar de teclear. Hubo un silencio al cual no le presté demasiada atención.

- ¿Y cuándo la conociste?
- Hace no mucho, de manera bastante imprevista, tú sabes...

Levanté la cabeza mientras me contaba sus cosas, sin dejar de teclear, hasta que otro silencio precedió a otra ronda de preguntas sobre J, a las que comencé a responder con evasivas, sobretodo a "¿También fueron a Sargento? (Respuesta: Aún no, pero pienso hacerlo, ¿ves?)" y "¿Fueron a Plaza USIL (Respuesta: Sí, El tío Vanya es excelente, no te la puedes perder, aparte, sabes que Leonardo Torres Vilar es mi actor favorito y a J le agradó)".

- Parece que haces lo mismo siempre, ¿no? Bueno, te dejo, estás muy ocupado y J acaba de responderte.
- ¿Qué quieres decir? Espera, no me queda claro - dije, mientras leía el mensaje -.

Después de eso, me quedé media hora en esa banca, hasta la llegada del agente, y la posterior resolución de este caso...


Un obsequio para los amantes del fútbol: Mas o menos así fue el gol que recibí, en el mismo lapso fatal (primeros 15' del segundo tiempo, decisivo para definir en contra un derby), en un partido de una trascendencia similar a la de aquel Old Firm, con la diferencia de que mi color es enteramente rojo. Nótese que además, existe en común la deficiencia defensiva: ¡No se puede dejar cabecear tanto dentro del área propia! Aparte, recibir goles así y en un derby, realmente bajonea. C. Giuliana no me dejará mentir.


***Fly Robin Fly: Volador, inconsciente, iluso.

6 comentarios:

TRuLy dijo...




Asu mare!
este... no veo mucho futbol asi que me senti un poquito mareada..
Por otra parte... si pes, tienes razon, para que empezar algo cuando ella esta a punto de irse de viaje... yo creo que tu decision fue la mejor...

Un beshote!

D€m€nT¡∂ dijo...

yo no se nada de nada de jusbol :( pero me gusto mucho lo que escribiste
saluditos :)

c. giuliana dijo...

yo ya me di cuenta que el juego del amor y el fútbol se parecen. ouch, y como duele fallar en los dos en la misma temporada.

SomeDevil dijo...

Etnias? Yacana? donde he bailado sin sentirme observada, donde me he sentido libre al mover mi cuerpo al compas de la musica,Etnias....donde empece una historia.....con final confuso.
Menos mal que no hiciste algo con F, se lo que se siente cuando alguien que quieres o te gusta mucho se va, es el sentimiento mas doloroso.....Sigue tranquilo con tu historia con J.....Se Feliz!! yupiii o_O

SomeDevil dijo...

Bueno hice el test , me falta el otro ja! cuando hay tiempo que se hace pues! si puede le das una leida , cuando haya tiempo, el trabajo y la uni se roban casi todas las horas, pero se que vale la pena.

Raulín Raulón... dijo...

Dios mío, diculpen por la charla técnica. En realidad no debí usar tanto lenguaje de El Bocón. Realmente, aquí entre nos, nunca me arriesgaría con alguien que se pasara hablando más de un minuto de gauchos y cariocas en MI cara.

Sí pues, Sargento, había que pensar en el "negocio" también. El costo era mayor, sin contar el riesgo de encontrarme con gente PUCP (el mismo que uno corre en Z, y jamás en La Bodega o Café Café) que me pudiese estorbar. Sí, sigo intransigentemente creyente en el presente; y bueno, yo espero que con F, no haya más problema, salvo que mi agente tenga la razón... ya llegará la conclusión.