domingo, 8 de marzo de 2009

Gimnastic: Intro

Odio estar en el gym a esta hora. Los que vienen son viejos, muy guatones, tíos con olor a combi, viejas con pelos en el ala y con la guata colgando sobre la licra, sin contar los son cero músculo y están para el gato mocho. Fácil a uno de estos le da un infarto, ni Richard podría ayudarlos. Lo peor es que dejan apestando las máquinas, ¡y hasta a veces se demoran porque van con sus amigos!


Es mejor venir en la mañana, meterse a todas las clases y quedarse webbing con la gente hasta el almuerzo. Así es, mi rutina es básicamente de baile, una vez a la semana me meto a hacer cycling y máquinas. ¿Mi secreto para seguir regia? El sauna pues, aunque después de ir casi diario durante un año o por ahí, siento mis labios y mi lengua más pesados; da igual, tengo el poto bien parado, cero grasa en la barriga, ya estoy hecha para los implantes.


El problema es que una se convierte en el imán de los apestosos, sobretodo a esta hora. Al menos en la mañana, vienen puros chicos guapos como el chico del cycling (no sé, medio amaneradito se ve cuando se sienta en la bicla, que penita, ¡es churíííísimo!), pero a esta hora vienen puros aburridos, que sólo hablan de como va indiocopia (sic), bancos, la empresa, de la oficina, del juzgado, aaaaaaaaayyyy pues, la política es tan cochina, pufi, pufi y la economía, no sé, tampoco me gusta; vienen siempre con el cuento de necesitar la máquina, ¡y una no es otra máquina pues! Necesito media hora para usarla bien, también tengo cosas que hacer y una de ellas es mantener duritas las piernas.


Hablando de pufis, aquí viene uno, el de las tabas Adidas compradas en la Máquina del Tiempo; este pata sí que es un freak. Lo he visto mil veces caminando por mi casa, mirándome a los ojos y guácala pues, es un chancho, aunque ahora no tanto, fácil reventó como un globo y lo que veo de él ahora son los restos de plástico ese globo, como Ñoño. Igual es un chancho, casi nunca lo he visto conversando con la gente, y de hecho le encanta mirarme el escote (como todos aquí, si me opero, los cojudo se quedan tuertos), babeando como los negros del taller de la esquina. Siempre trae una toallaza, supongo que es porque está acostumbrado a usar cosas XL, como ese short ridículo que a veces lleva, si no es el short rojo (Adidas, fácil la usa para ir a tonear) o el de Educación Física de su colegio (fácil del Diego Ferré o del Guadalupe).


Aggggggg, está lleno de sudor, ni las chicas, ni los chicos, ni yo, ni todos juntos hemos sudado tanto en un año como este sólo hoy. Desubicado, hace ejercicio con lentes, fácil hasta se mete a la ducha con lentes, si es que se baña; es tan rochoso como su polo, "Sin grasa no hay gracia", nada que ver, este sí que es un desubicado maaaaaaaaaaaaaaaaal...


- Una pregunta, ¿te falta mucho? (Lo dicho, el chancho se acercó a hacerse el interesante. Que se aguante).

- Me faltan tres series más (A ver si así te quedan ganas de quedarte, lornaza, ¿por qué no te quitas los lentes para entrenar. Ni mirarlo, a ver si desaparece).


- Bueno, alternamos, ¿no? (¿No te digo? El truco de todos estos gileros nada-que-ver, apenas la ven a una sola; mejor voy llamando al limpiador, ¿dónde está Beto para que me defienda? ¡Cada vez que alguien me pide la hora, siempre viene él! Ah, en abdominales con las viejas esas).

- Está bien. (Pon tu toalla nomás, ¡Beto, help! ¡Los nerds se matricularon en el gym! Mejor se multiplican por cero).

- Gracias. Pero mejor me voy a la otra máquina, la tuya tengo que reacondicionarla para una persona alta.


Ay, duele. Mejor me tomo otro descanso. ¡Siempre me duele hacer ejercicio esta máquina! Al chancho no, es hombre pues, que espere. ¿Qué habrá querido decir con lo de "alta"? Ahí vuelve...


- ¿Cansada? (¿Qué te importa, cuatroojos? ¿Por qué no vas a tratarte de la hidroponía (sic) mejor? ¡Hueles a chela! De hecho pues, si tan rápido hiciste lo de la otra máquina)


Se queda mirando a otro lado el huevón. Fácil se alucinará con otra, porque yo, yo, yo, ya le puse mi cara de enojo.


==================================


Por supuesto, el soliloquio anterior bien pudo ser el fragmento de un post enojoso de alguna blogger usuaria de cualquier gym (digo "una blogger" porque, honestamente, nunca vi o lei a un hombre escribiendo cosas así).


No entendía porque no se le había corrido el maquillaje, menos podía comprender que obvie que antes de las sombras y el colorete venían el agua y el jabón, en fin. Cosas con las que suelo lidiar, prefiero venir después de la chamba a levantarme a las 5:30 am, la hora más rica de sueño.



==================================


La faja corredora (para mí; para otros, es trotadora o caminadora, y para los más decrépitos, andador) es la atalaya ideal para observar este ecosistema llamado gimnasio. Mi ubicación, pese a mi constante movimiento, me permite observar todo lo posible de este pequeño local, desde quien entra o sale de su camerino, hasta a los adictos a las mancuernas, gracias a estar más de dos metros sobre el suelo, pasando por los pasos de baile. Comportamientos, tipologías, de todo; es gracioso este ecosistema donde, increíblemente, se puede encontrar de todo, desde los estereotipos más inusitados hasta la gente más divertida e interesante.


Creo que es el momento adecuado. Después de más de un año del milagro del adelgazamiento relámpago, de más de sesenta preguntones acerca de mis métodos desaprobados por la OMS y APRODEH, de alrededor de seis mil mangos ahorrados, de cuatro gordos estafados, de una primera temporada cerrada y otra en marcha en el gimnasio, de constantes vaivenes de mi masa magra, de raudas interrelaciones con otros miembros del gimnasio, de pocas sesiones de sauna (mal necesario) e incontables cuartos de hora en los vestuarios, de un par calambres, de haber completado más de 1000 km de amor en las fajas, después de todititito eso, es el momento de presentar entregas acerca del gym.


No puedo negar el empujón inspirador de Cebaz y su blog Guata Ingrata que pasó bajo mis lentes, al igual que Juan Manuel Robles con la nueva temática (mucho más interesante) de su blog. El adelgazamiento no es el tema central de estas entregas, pero de hecho se tocará el tema, al menos tangencialmente.


Bueno, supongo que hay quien espera la canción de Olivia Newton-John. Nada que ver, es más trillada que sketch de escuelita en programa cómico; quedense con Groove Armada, alguna vez fui adolescente, para que se expliquen porqué no me saco los lentes.



Por cierto, feliz día de la mujer.



11 comentarios:

Chio dijo...

ja, esa cancion me ha llevado leeeeeeejos.

Saludos dominicales

Yvonne dijo...

Tú también estás con eso de la mujer? jajajaja xd, no te pases ps.

Y El Robles ya no me gusta ahora que escribe sobre gimnasios, me gustaba cuando era sobre combis o su temática anterior sobre la televisión xd....y a mí me dan asco los gimnasios :S por eso ahora salgo a correr en las mañanas.

El Dios Ateo dijo...

ESE!


jajaja, interesante el monólogo, en fin soy un adolescente que disfruta muy bien de su metabolismo que le permite no engordar con facilidad.

Raulín Raulón... dijo...

Chio: A mi también, a pesar de todo, será un clásico.

Yvonne: Relax, concatena, después del monólogo que le impute a esa supuesta fit-blogger, ¿crees que creo en el día de la mujer?

La temática combi me aburre desde el 2005, y lo del freakismo también. Eso sí, me pregunto porque te dan asco.

Dios Ateo: Es una forma de entender a ciertas mujeres, ese es mi homenaje en su día.

Tienes suerte, yo tengo un buen metabolismo, pero no es sólo por eso que hago ejercicio.

Angeitamoza dijo...

Muy gracioso el post para ser alguien que tambien forma parte del ecosistema y que tambièn ha sido observado. En fin, si las mujeres son todo un caso, los hombres son otro universo en el gym bastante complejo.

A mi me gustaba más J.M.R cuando escribía de combis... comentaba todos los posts... pero ya fué... al menos con temas de televisión, ahora veré qué de nuevo trae...

Lara Holmes dijo...

Hey, no vale...acaso los hombres no critican cuando se les acerca una chica q no les atrae?...jum!!
Sin embargo, debo reconocer q salió bien el texto jajaja :-P

Merlina dijo...

Es increíble que existan chicas que piensen así y que en algunos casos solo vayan al gym a ligar ¬¬

por cierto los ejercicios no son lo mío, soy demasiado floja como para hacer una sola rutina T_T

Yvonne dijo...

Me da asco ver a tanta gente sudando y encerrada, no lo soporto :S

Raulín Raulón... dijo...

Angeita: Sí, así como el ser humano, alguna especie que tenía que ser la observadora. ¿Observado? Pues que halagüeño, de verdad.

Los temas de la televisión nunca los revisé, y los de combi me llegaron pero no por él o sus textos, sino por la sobrecarga de parafernalia combi que siento en los últimos años.

Lara: La verdad, no. Al menos, yo dejo jugar, dejo participar si quiere, pero no siempre pienso que quiera ganar necesariamente, como el caso de aquella(s) señorita(s) fit-blogger(s).

Gracias por lo del texto, espero que las demás entregas te gusten.

Merlina: Mira, en verdad, son relativamente pocas, pero son, aunque su comportamiento sea merecedor de poco más que indiferencia.

Yo también pensaba lo mismo, pero una cosa son las suposiciones, y otra son los hechos, ya lo explicaré en otro post.

Yvonne: Lo del sudor es comprensible, yo también lo siento así.

Lo que nunca sentí, a pesar de lo reducido del local, es el encierro. Siento más claustrofobia en ciertas oficinas.

BocaDelcielo dijo...

Tranquiiilo pues Raulín que ya ví tus comentarios en el blog de Cebaz donde dices que tu estás perfecto y fitness!!! jajaja

pufi, pufi!

Alexis encaletado dijo...

Bajaste todo eso... sin Mierdalife?


Saludos!