sábado, 25 de octubre de 2008

Nightlife




Dos de las (pocas) ventajas que presenta un SW para un soltero en libertad, es que parece taxi, y presenta un "asiento trasero" mucho más amplio.



RR: Ya, mira, antes de ir por Yoko, tú te ocultas en el asiento de atrás, te pones esto y colocamos el parche del taxi.



Así, recorriendo la Av. Benavides con la ventana de atrás abierta, conseguí mi primera carrera.



Chica y sus amigas: A la cuadra tres de... AAAAAAYYY!!!!


Estrómboli (con la máscara y el torso desnudo, saliendo de sorpresa por la ventana de atrás): AAAAAAAAHHH!!!!




Aceleré, sin perder el control por las carcajadas, ya rumbo a la casa de Yoko. Estrómboli pensaba, callado, luego se expresó.



Estrómboli: ¿Y si las subíamos?


RR: Estróm, ¿Sabes por qué sigo sacando este Station Wagon? Porque este auto es de taxista o empleado ordinario, de esposo que lleva el sustento a su casa y nada más, de hombre cumplidor mas no seductor.


Estrómboli: Ya, ¿y?


RR: Bueno, finalmente no es mi carro, osea, lo hago así porque no quiero hacer nada al respecto, ni siquiera tomar o empilarme un poquito y venir a los asientos delanteros a especular***...


Estrómboli: ¿Por qué no al asiento trasero? Tienes un culo de espacio ahí, entras sobrado...


RR: Sí, un alfombrado, y los envases de aceite. No sé, porque no quiero ilusiones en ningún planeta, ni en Marte ni en Venus. Aparte, se me hace tan sensual eso de KAS en la tolva del carro como ver a tu abuelita usando brackets. Prefiero el asiento delantero...


Estrómboli: Es muy incómodo.


RR: No, a mí me gustan chatas, medio gordas, y que muerdan el timón.


Estrómboli: JAJAJAJAJAJA!!!!



Seguimos hacia Chama, doblando a la altura del Banco de la Nación y yendo despacio, por si veiamos a Yoco en el jirón de su casa.


RR: Aparte, no sé si te diste cuenta Estrón, pero esos chicas eran pituconas...


Estrómboli: Sí, estaban buenazas...


RR: Puede ser, pero esas pituconas en la vida real no te dan bola, sobretodo a esa edad. Osea, puedes pensar y hasta mandarte miradas con Cucuchi Rizo Patrón o Lali Calmet Dibós en los pasillos de la universidad, pero en el mundo real, ni se encamarían con ninguno de los dos...


Estrómboli: Pero cuando hay atracción, cuando hay amor...


RR: No hay amor, huevonazo, es sólo una convención social por la que las pitucas se reproducen sólo con pitucos, y los pandilleros con las chicas de su callejón, endogamia se le llama ¿Sigues en lo mismo, no? Parece que no te basta con la derrota de tus amigos, y necesitas experimentarla por tu cuenta.



Llegamos a la casa de Yoko, que nos esperaba con su mejor aporte: Su presencia. Si bien es cierto, nos impedía seguir jugando lo de la máscara, al menos sabíamos que tendríamos un gran interlocutor y una piedra atada al tobillo de Estrómboli.




RR: Sólo pasareemos, vamos al zanjón, a la Av. Javier Prado.


Yoko: Sí, a la curva de la muerte... y luego a la Costa Verde.


Estrómboli: Vas a morir sin haber sido campeón de nuevo...


RR: Sí, pero igual habré hecho historia. Sólo en el Perú hacen obras tan deficientes.




Yoko iba como copiloto, Estrómboli prefería echarse un rato en el asiento trasero, cómodamente, como que era el único que podía estar a sus anchas y largas en ese asiento. Ni mi doblez en el Óvalo Higuereta a más de 40 km/h lo inquieto un poquito, así que Yoko decidió colaborar.


Yoko: Estrómboli, mira, esas tipas te van a gustar.


Estrómboli salió de su soponcio esperando ver a Marina Mora con un apellido más rimbombante, más delgada y con más plata. Lo que sus ojos encontraron fueron des travestis faltosamente evidentes, no le quedó otra sino reir.


Estrómboli: Puta madre, parece que será otra reunión de puro calzoncillos.


RR: No me digas que las quieres cargar ¿No puedes acostumbrarte? Si quieres, te dejo mi puesto en el estudio, y así te contactas con la gente de los estudios top en Propiedad Intelectual de Lima, sus hijas estudian en el Villa...


Yoko: Al menos, nos gustaría que te emociones por chicas de verdad, o de aquellas que sí puedes alcanzar...


Estrómboli: ¿Tan rápido te cansaste de tu oficina?


RR: No, pero te veo más interesado que yo en entrar al Club Nacional.


Yoko: Ya Estrón, para pararla, ¿vas a ir a Calamaro o algún concierto?


Estrómboli: Quería ir al de Kylie Minogue...


Yoko: Pensé que no te gustaba...


Estrómboli: No tanto...


RR: Sólo escuchaste tres canciones de ella, las mismas que yo, incluyendo Locomotion...


Estrómboli: Sí, pero tiene unas piernazas...


RR: Carajo, ¿ves, Yoko? Creo que alguien está en celo...


Yoko: Sí, es verdad, para pagar más de 200 mangos por mirarle las piernas a alguien, sí que es un crimen...


RR: Sobretodo contra tí, yo pensé que estabas acostumbrado a gastar montos así para tener piernas alrededor de tu espalda, no sólo frente a tus ojos...


Estrómboli: Pero está bien rica la Minogue... ¿tú no irías, RR?


RR: Prefiero ir al concierto tonero de Duran Duran, aunque estén de super bajada.


Estrómboli: ¿No te gusta Kylie Minogue?


RR: ¡Sí, carajo! ¿Contento? Me encanta ese tipo de mujer, sobretodo chatas y bien puestas, pero una cosa te digo: Soy y he sido capaz de gastar más dinero por ser campeón por mujeres de la vida real, y no por artistas pop, salvo Damaris, pero pesaba 93 kilos para entonces.


Yoko: Es cierto, además, RR me contó que en la facu hay una profe que se le parece bastante, y es mucho más interesante, hace más cosas que cantar Locomotion...


RR: Es internacionalista... y mira, Eston, estudió en el San Silvestre.



Alcanzar fue la palabra clave al llegar al semáforo del colegio Juana Alarco. Seguimos los chongos sociales contra Estrómboli, hasta que él mismo la paró en seco con una razón que hubiera podido valer mucho más que el buen humor de nuestras mofas: Una aclamación en voz alta.


Estrómboli: !MIREN, QUE RICAS LAS TIPAS DE ESE CARRO!


"Trágame tierra" pedí en silencio. "Eres un cornudo, Estrómboli, no sé porqué, pero necesito afirmarlo", susurré bajito, mientras me hacía el loco mirando el semáforo, mientras oía risas femeninas dirigidas indiscutiblemente a los ocupantes de este SW.



Maldita sea, normal no querer nada de nada ese día, pero ese "nada de nada" incluye y tiene como razón fundamental evitar quedar como un grandísimo cojudo, menos aún por culpa de un amigo que está en celo; eso no me gustaba ni michi, aunque había algo que me hizo voltear hacia la derecha, algo como la energía que descarga una mirada, simultánea a su risa, que se convertía en sonrisa cómplice al ser sorprendida.



Era la copiloto, que se tapaba la boca, y parecía haber comprendido la situación, trocando burla por empatía decorada por piel canela y ojos almendrados, mientras Estrómboli se reía picarescamente con Yoko, quien intentaba intercambiar algo con la gente del otro carro, un notable sedan lleno de tres chicas. Luz verde, puse el piecito en el acelerador y...


RR (susurrando): Arranca carajo, arranca.


Había olvidado que los SW son más duros que turron de Doña Pepa hecho en Santa Mónica, mientras el seda Kia de aquellas mujeres aceleraba hacia una fiesta o algo así, tal como lo delataban sus casi nulas coberturas de hombros. No, no, no, no, la copiloto no iba a quedarse así, pisé con todo y curvié un poco para evitar la nariz de un volocho que quería entrar a la Av. La Merced.


Estrómboli: Alcánzalas RR, vamos, demuestra el talento sobre el volante.


Dios mande al demonio a los escarabajos, sobretodo cuando ocupan el carril izquierdo, cuyo conductor canturrea baladas de Fernando de Madariaga y me veo forzado a adelantarlos. Aquel Kia negro me llevaba casi una cuadra de distancia, y si no llegaba a tiempo al semáforo de Trilce, me iría a mi casa con un carrete funado que sí me interesó. Son más de las 11, hora ideal para subirle hasta 65 km/h y cruzar la Av. Ernesto Montagne.


Yoko: Este carro debería tener algo mejor en la radio...


RR: Sí, por eso, prefiero a Duran Duran, la canción ideal para persecusiones...



Al momento de llegar al puente, ya las habíamos alcanzado. Las risitas de burla se habían convertido en susurros que miraban hacia este plebeyo SW que, gracias a la adecuación y gracia de su copiloto, la arrechura del ocupante de su asiento trasero y la destreza de su conductor, había equiparado con ese Kia tan bien cuidado, tan Sedan, tan de persona independiente, pero sin una tolva que bien podía convertirse en un asiento trasero King and Queen Size. Esas tres chicas, vestidas mínimamente, maquilladas para ganar, podrían perder ante tres tipos vestidos de negro y rojo, sin mayor intención para esa noche que divertirse sanamente. Crucemos el puente entonces...


RR: Ojalá no vayan a ese sitio de...


Maldito pesimismo mío que me daba la razón, ellas no doblaron en Av. Larco, sino más allá, en el Psje. Los Pinos, ya saben, ahí... el Vale, ahí donde las mujeres van a deshacerse de quienes babean por ellos, con ayuda de tipos que mucho no saben del amor de una mujer y sobre como pelear por él. Esperaba que al menos se fueran a Tumbao...


Yoko: Síguelas nomás, fácil se van a otro lado.


RR: Buena idea...


Entramos a ese pasaje, mientras veíamos su carro ya estacionado y a ellas descendiendo, cruzamos como quien quisiera atropellar a un marica porque macheteó el plan de alguno de nosotroa con una amiga suya hasta la mitad de la cuadra, por donde ellas cruzaban. Vieron el carro, luego a nosotros, y luego entre ellas, y no evitaron carcajearse tanto como cuando Estrómboli las descubrió. La copiloto rio, sí, y no lo disimuló, tampoco disimuló su mirada, ¿para qué? Ya estaba en su territorio...


DOS HORAS DESPUÉS:


Yoko: ¿Se han dado cuenta que Lima es una gran bahía?


RR: Sí, felizmente agarramos un buen punto en el medio para chequear toda la playa, otro día hay que ir al Morro Solar, y ahorita vamos a pasear por la Av. Costanera.


Estrómboli: Sí, se ve de la puta madre, sobretodo el mar. Nadie imaginaría su estado real viéndolo así... me recuerda a ese comercial de Shampoo Sedal de 1988, que tenía un motivo así...


RR: Sedal Azabache, de 1990.


Estrómboli: Ese mismo...


RR: No hay nada que hacer, esta ciudad se deja amar y a la vez, me obliga a jugar al tontonazo con ella...


Yoko: Hablando de tontonazos, que bueno que no seguimos a esas chibolas.


RR: No teníamos con que...


Estrómboli: La hubiésemos hecho, hubiera sacado mi plata...


RR: No creo, no me inspiran confianza las chicas "ladies night", aparte, creo que a Vale Todo van las que han "terminado", y tú sabes, no quiero saber nada con...


Estrómboli: Sí, con esas que andan diciendo que se cansaron y todo eso...


RR: Sí, yo no quería ser el puerquito de nada, por último.


Yoko: Sí, que lo sean los cabros. Invítame un cigarro...


Estrómboli: Y que ellos les inviten los tragos...


Fuimos regresando a la noche de Lima, al ritmo de su horizonte nocturno y las curvas de la Costa Verde.


Manhattan Skyline - David Shire

7 comentarios:

Lara Holmes dijo...

O seaaaa.....al final no pasooo naaaaa...:-S

Maria Vanessa dijo...

Pero dentro de todo, se ve que fue una noche muy divertida ( al menos a mi me dio risa )

Besos!

Alexis dijo...

El relato me recordó una escena de una película nacional basada en una novela medio monse.

Pero nada maestro. Un SW siempre será propicio para cualquier pichanga nocturna. O por último para un breve entrenamiento antes de los partidos oficiales.

Al menos, creo yo, pone más que un escarabajo.

En fin...

Raulín Raulón... dijo...

Lara: Naaaaaaaaaaaaaaaaada, y tampoco hubiera pasado demasiado. Tenía mis razones para declinar ahí.

MaiaVane: Sí, la pasamos chévere, y felizmente, demostré que no puedo chocar así nomás. Besos!

Alexis: Sí, es una trillada escena de la vida peruana, pero me quitas a Magill de ese film, en serio.

Yo con los volochos esos jamás, demasiada bulla.

Juanito el caminante dijo...

Buen fin de semana... run run la SW...

La SW también reparte habiatas a los kioskos y esos kekitos Kerry creo..

Sigue Caminado buen RR

***N!nf@*** dijo...

mas gileros ...buhhhh!
QUE HAY CONTRA LAS PITUCAS
MMMMM.
jjajaja gasten gasolina en algo bueno px.

Frankie dijo...

jajajaja xD

Pta que webadas se hace y dice uno con sus patas, no? xD

pd. las pitucas solo atracan.. no sé cómo atracan =(