miércoles, 29 de octubre de 2008

Príncipe

RR: ¿Sabes que L terminó de nuevo con su machuca?

Yoko: ¿Otra vez? No le creo...

RR: Es la segunda con él...

Yoko: Siempre llega a las cuatro, y encima vuelve, luego de proclamar lo contrario...

RR: La conoces recontra bien, ¿siempre quisiste con ella?

Yoko: Ya no, no tengo ganas. Quise, sí, pero con esa cantidad de daño que ha soportado, ya no me queda demasiado para aprovechar.

RR: Podrías ser un gran prospecto para una mujer así...

Yoko: No quiero ser el príncipe de una tía así.

RR: ¿Por qué? Podrías ser lo que necesite para poner orden...

Yoko: Para eso está el imbécil del príncipe azul. A mí no me gusta eso de que las tipas buscan, buscan, buscan, y se tropiezan, se tropiezan y se tropiezan, para luego quedarme con lo que sobra y hacer de eso algo...

RR: Langoy, no sé, tampoco estoy tan bien para rechazarlo...

Yoko: Todos podemos. No me gustan las compras de segunda mano.

RR: ¿De tercera? ¿De cuarta?

Yoko: Menos. Soy bueno, pero no aguanto tantas cosas...


Y ahora que lo pienso bien, ninguno de nosotros podría aguantar a alguien con tanta yaya encima, menos si es que puede hacernos yaya. Eso del príncipe azul, luego de besar hartos sapos, puede ser más complicado de lo que había pensado, pero como que a mucha gente no le importa mucho lo que este personaje del cuento piense o sienta...


No parece ser tan fácil eso del principado. A veces, es arriesgar demasiado, estar entre irse de largo sufriendo un desengaño (que puede ser útil) o quedarse, vivir ahí y cargar con todos los gravámenes, ayudarla a reponer camino y... arriesgarse a tropezar con y por ella, y repetirlo cada vez que lo haga.


Creo que el príncipe de cualquier color se merece algo más seguro, menos tendiente a hacerlo sufrir. Así es la vida, chicas, en algún momento, ya no habrá quien perdone tantos errores ni tanto mal pasado.

11 comentarios:

El Chico Nube dijo...

Pues creo que la mayoría busca y busca, y tropieza. De eso se trata esto, ¿no? (aunque no lo termino de digerir). Pero siempre hay fuerzas para tropezarse una vez más.

Siempre hay gente herida. Y gente que se sana para que la vuelvas a herir.

Lara Holmes dijo...

A mi no me gusta besar sapos u_U

Alexis dijo...

Exacto!

Las mujeres hacen mal en pensar que por estar buscando su príncipe azul, pueden ir de "ensayo y error" las veces que quieran, sin pensar en los efectos que eso puede generar.

Hacerla de sapo... no pasa, no pasa!

Hablamos!

RAIDEM dijo...

Siempre he escuchado que para que puedas estar con alguien de forma definitiva debes besar sapo(a)s en el camino, pero bueno ya es cuestion de cada uno la cantidad que vas a besar jajaja.

Nos leemos!

RAIDEM dijo...

a

¿Odio a las Gordas? dijo...

No hay que buscar, hay que encontrar sin buscar. Pues, nodotros somos especialistas en besar ranas.

Elmo Nofeo dijo...

"Vuelve, por favor, donde estes, como sea que a nadie le importe, aunque te hayas marchado del todo para mi es igual.

No me importa lo que sea,
no me importa si has cambiado,
no me importa si eres otra,
no me importa si has pecado, vuelve te lo ruego
por que estoy decidido a aceptar lo que sea,
tu has ganado,
ya lo ves que sin ti soy un hombre acabado, sin ganas de vivir.

Desesperado,
necesito tu cuerpo caliente a mi lado,
para darme esa fuerza que sólo
tu me has dado,
ten piedad de mi.

Vuelve,
aunque vengas de Dios sabe donde, aqui esta tu casa,
aunque te hayan tocado mil manos, para mi es igual,
no me importa lo que digan,
no me importa lo que has dado,
no me importa si estas lista,
no me importa lo pasado,
vuelve te lo ruego por que estoy
desesperado."
('Desesperado', José José)

Raulín Raulón... dijo...

Chico Nube: Conozco casos en que incluso buscan besar sapos.

Está bien, que se tropiece, pero como cantaría Timbiriche, que se tropiece con todos menos conmigo.

Lara: No te gusta. Si es así, procura no hacerlo.

Alexis: Mi estimado doctor Honoris Causa, usted le achuntó. Pero claro, pídele a alguna que piense en la influencia en los sentimientos de uno.

Su posición PASA!!!

Raidem: El problema es que hay quien le agarra gusto a besar sapos, o se acostumbra, y al príncipe termina perjudicándolo como a si fuera un sapo.

Nadie tiene porqué terminar pagando todos los errores del otro.

Alberto: Es cierto, nosotros somos especialistas en eso, tromes, portentos.

Pero a veces eso lo hacemos pasar como aventurillas, buenos tires, o millonarios jales para la temporada.

Elmo: El compositor de José José si cagó en la cocina en esa canción.

Maria Vanessa dijo...

¿Y si habra princesas que consuelen un corazon triste despues de tropezar con tantas ranas?

La oportunidad que te brinda la vida de poder equivocarte y aprender de ello es magnifica, mas no la de ir tropieza y tropieza y encima con la misma piedra, eso no vale para nadie =)
Besos!

Angela Espinoza Hermoza dijo...

Supongo que me convendría buscar besas más sapos....
ummm... lo voy a meditar...

Saludos,

Cristina G. E. dijo...

no hay príncipe azuL! lo q buscamos está a veces fuera d la realidad! pero es feo d echo ser como q el 10mo con una chica, así como es feo enterarte q tu enamorado ha tenido 20 enamoraditas antes q tuuu.. es feeeeeo!

saludoss
Criss