sábado, 7 de julio de 2007

Mano de manías

1) En un momento de esos medio oscuritos, humeditos, de susurros, after KAS o sin KAS en el frente, me encanta tocarle los rollos a ella, por eso generalmente las prefiero medio gorditas. Los de la barriga me encantan, me encanta hacer sopletes, los artificios conocidos con el "huequecito ese" (para mí, ese es el nombre del ombligo femenino), etc.


Ahora que lo pienso bien, eso y cualquier otra fijación afectuosa en el vientre de cualquiera de ellas también impidió que campeone. La mayoría de mujeres son muy sensibles respecto a esa zona de su cuerpo y por más de que sea sincero con mis muestras, esa infracción es de puro examen objetivo, por lo que no interesa la intencionalidad, el contexto u otras subjetividades.


2) La ducha (sólo ducha, regadera, no tina) para mí es particularmente sagrada. No puedo salir sin bañarme, uso agua caliente aunque esté en Tumbes a 40º, jamás sexo en la ducha (en ninguna modalidad) ni la compartiría con nadie pues es mi único y último refugio de soledad necesaria. Mi más grande y controvertida manía es que.... (aN y muchas personas más lo saben)........ me baño con SAYONARAS, sí, de esas que espantan maricas y puede que también campeonatos. Odio la idea de caerme, que me venga un infarto y no poder pisar ni salir a pedir ayuda, aparte de aborrecer la posibilidad de vida fungi en la mayólica.


3) No puedo llegar tarde al cine (este escenario es más trillado que ícono de Sarita Colonia), suelo estar entre veinte y quince minutos antes para comprar los boletos, la cola (casi nunca, salvo estrenos como el de Shrek), la cancha y la gaseosa (si estoy acompañado, si gusta, y para engordarla, si es ella, nunca tomo de la gaseosa, por cierto), el baño (a sacar todos los efluvios posibles). También suelo ir solo, en general para ahorrarme la cancha y la gaseosa, ciertos disgustos y regaños cuando le tiro cosas a quienes contestan su celular, a los viejos gargajeros que escupen en sus pañuelos y a quienes al irse en media película tapan el panoarama, como sucedio cuando estaba viendo Borat, o por reirme con escenas como la muerte de Macaulay Culkin en My Girl.



4) Me gusta mucho el arroz, realmente no podría comer casi nada sin arroz. Tengo la sensación de que me pasa esto porque, ante la excesiva producción de arroz en la costa y selva peruana, eso debe aprovechar al menos a una persona, osea yo, para que dicha cosecha no sea un perjuicio ambiental en balde (en los arrozales se libera mucho gas metano, el cual puede ser aprovechado como combustible).



5) Desde que alguna vez descubrí una teoría que explica que los dinosuarios sufrieron de una epidemia de tedio tan terrible que llegó a extinguirlos, necesito de estrés, mucho estrés, presión y constante exigencia para sobrevivir. Hay días en la oficina tan aburridos que me obligan a adelantar las metas, pensando (ingenuamente) que ganar tiempo incrementaría la productividad, llegando a veces a repetirme a mi mismo "Todos los problemas tienen solución" una y otra vez, creándome a veces riesgo innecesarios tipo "The pursuit of happyness". En otros ámbitos, ciertas presencias me ponen en alerta útil, aunque debo confesar que aquí sí no lo sé manejar tan bien. Contradictoriamente, cada vez que siento un leve dolor en el pecho voy corriendo donde el neumólogo o al cardiólogo, quienes me derivan al traumátologo, quien ya sabe que en realidad necesito de una larga sesión de kinesiología.





aN, siempre vuelves después de ciertos años, ¿será cada año siniestro?, bienvenida seas.

7 comentarios:

C. Giuliana dijo...

jajajajja, me sentí un poco en la dimensión desconocida cuando leí lo de las sayonaras. Es que yo tengo la misma costumbre... me da pavor el asunto de la vida microscópica en las mayólicas. así que siempre debo tener un par de sandalias, de preferencia trnasparentes xD (sí, con todas esas), para el baño.

[aN] dijo...

No recuerdo que me contaras sobre tu trauma de bañarse con sayonaras, pero seguramente al enterarme debo haberte lacreado un buen rato! jajajaja

Por otro lado, que tal si la que vuelve no soy yo, sino tu??

carmendelly dijo...

me gusto mucho tu post.. algunas cosas las encuentor normales, menos eso sobreexigirte (si asi se escribe)

D€m€nT¡∂ dijo...

veo que cada vez te sueltas mas en el blog... bueno al menos sueltas unos cuantos secretillos mas... me gusta ahhh... me dejo intrigada an jeje..
me identifico con lo del arroz, ya comi hasta arroz con pan con eso te digo todo... mmm y lo de las duchas.... bueno no se, a mi si me gusta compartir la ducha, es divertido :P
saludos

lizzy dijo...

wow.. asi son las manias.. todo lo contrario a ti yo odio el arroz, ese de llegar al cine temprano creo q debe´ría ser una ley!!!

SomeDevil dijo...

Te felicito por ir con sayonaras a la ducha!!! Mi mami y mi papi me enseñaron desde chiquita que debo usarlas para que no me caiga y me rompa la cabeza o se me pegue alguno de esos seres que viven ahi ...FUCHI!!
Ay! pero no comparto esa idea de " No Compartir" la ducha...No, no , no, es lo mas divertido del mundo , si Lindo , lindo !!
Oie compartimos un gusto: a mi me gusta coger la barriga de el , y sobre todo me encanta que se ria y m diga: Ay! me haces cosquillas y asi soy feliz , viendolo sonreir ...Bunitu!!!
Llegar tarde al cine es un CRIMEN!!
Gracias por el link esta lindo.
Saludos, Lilith.

Raulín Raulón... dijo...

Sobre las sayonaras: SÍ!!! Me aterra la idea de romperme la cabeza o caerme como un cojudo, menos si estoy ahí con alguien que también se puede caer como una cojuda, cosa no muy graciosa para mí. Pero tienen que ser SAYONARAS, de esas que espantan a Jaime Bayly.

Lo del cine: Realmente, creo que ya es hora de sacar el carácter y ponerse impetuoso con esa gente, en especial con los del celular o con aquellos que no me dejaron ver bien la escena del gordo calato de Borat.

Lo de la barriga: Bueno, ahora que lo pienso, es muy riesgoso con una mujer, sobretodo cuando se sienten obligadas a sentirse delgadas (tengo una siniestra teoría al respecto). ¿Nosotros? Es hermoso que vean con agrado la gloria de nuestra guata chelera, victoriosa, por los años vividos, por los dias de triunfo...