martes, 24 de julio de 2007

Crimen sin resolver



Yendo hacia el sur, pensaba en tomar los caminos más agrestes y los destinos menos deseables, con tal de tener un momento ideal para no desear compartirlo de ninguna forma con nadie, en el cual sólo me tenga a mí mismo como centro y sin desear compañía alguna.

En efecto, he dejado atrás este episodio casi completamente hasta el día de hoy, cuando descubrí la enorme factibilidad de que uno de mis deseos fervientes de mi cumpleaños del año 2006 se cumpla: Llevar con Limón un curso y así, tener la posibilidad de pasar mucho más tiempo juntos. ¿Deseo ferviente aún? No, es como cuando uno quiere un regalo navideño para cierto año, y al año siguiente hasta se olvida de abrir la dichosa caja del anterior.

Ahora menos que nunca deseo un desestabilizador, aún cuando nuevamente me haya invadido la extraña sensación de estar jugando al tonto y andar conteniendo una incertidumbre desbordante hasta altas horas de la noche, No lo deseo, repito, pero lamentablemente nunca archivo los casos y no porque me agrade tener las cosas así, sino por un suspenso que a veces se hace tan maldito que llegar a contaminar mi vida.

¿La verdad sobre Limón? Nunca la supe, tuve alcances, retazos y simplemente dejé de hablarle con la esperanza de una solución repentina (insisto, mucha película gringa atrofia cierta zona de la corteza cerebral); lo único cierto que me quedó fue la verdad tan contradictoriamente insoportable sobre alguien a quien yo consideraba una de mis mejores amigas.

Realmente, no quisiera seguir cavando en esto ni reabrir el expediente. Menos ahora, por las razones que ya conocen, pero también estoy en mi etapa regalona, todo por el rating y por superar mis misias 683 de visitas de perfil (o hits, o shots porque este blog se toma sin helar, aparte de ser el único indicador que tengo, supongo que tendré casi lo mismo en lecturas) desde el 2-Abr. Por cierto, estamos como las tiendas de Alcanfores también: Más historia está volviendo inoportunamente y a precios de demencia (coño madre, un sweater de 1986 que me costó S/. 10 en Malvinas lo vi por ahí a S/. 70, lo que hace la moda).

Yo pienso que la mejor forma de sortear esto, como otras tragedias de mi vida, es plasmarlas y/o exponerlas en stand up. ¿Qué creen? ¿Resolví este caso, o es que lamentablemente tendré que resolverlo en tres patadas para no malograr lo aún pequeño pero seguro que tengo con J?

Por cierto, felices fiestas, de todas formas lo pensaré, mientras ciertas porquerías contaminan mi distrito con la cojudez del desfile (no tienen idea de como queda este sitio a las 4:00 pm de cada 29-Jul).

5 comentarios:

TRuLy dijo...



ASu!!
que rica cancion...
ufffffffffffff entre en trance.....

"Y otro crimen quedara....
otro crimen quedara sin resolver..."


Uffffffffffffff

Un beshote volado
es que estoy en trance...

MUaaaaaaa!
chapalo... ahi va... muaaaaa...

El pajero maldito dijo...

yo creo que con lo que haz escrito ya lo resolviste tio. Siguela nomas con la tal "J" y ponte otra de soda que soda es inmortal.

Felices fiestas parias... digo patrias

carmendelly dijo...

Felices fiestas patrias... un crimen sin resolver?????''

CeCiLia dijo...

Hola!
muchas gracias x visitar mi blog y dejar tu huella :)
estuviste por pueblo libre el 27?? x donde estuviste? fuiste a tonear???
y yo me olvidé de poner en mi post que porqué el desfile no lo hacían en el campo de marte! :P no sabía que los vecinos de ahí tb se quejaban :S:S:S
Bueno te mando un beso enorme!
nos leemos!
cuidate
ce

Raulín Raulón... dijo...

Sí, hasta ahora es un caso no resuelto, nunca supe la total verdad de los hechos ni todo lo concerniente a ella

En realidad, esta chica ya ni me gusta por N razones, pero aún así no me cae mal.

En todo caso, si tengo suerte este caso se archivará y seguiré en esta incipientemente alegre actualidad, con Soda, tal como mi estimado Pajero lo recomienda.