sábado, 24 de enero de 2009

Razones limeñas

(Yo sugiero amablemente que para el correcto entendimiento de este post, abras las imagenes y leas directamente de ahí; no es muy difícil)


Letras Negras: Gianchico.

Letras Rojas: Yoni Pacheco.
































Es cierto, aunque dañina, Lima es como una amante y/o novia, y/o al menos, no me da dulces que engordan o me malogran los dientes. Aún así, creo que tengo otras razones:


- Es chata y gorda, y así es como generalmente me gustan. Aunque sea pretenciosa, malgeniada, poco colaboradora y todo eso, no sé, déjenme pensar con Kang de vez en cuando. Por último, tiene bonito cacharro, con eso basta y sobra.

- En cualquier tienda de Lima Metropolitana se puede encontrar Lucky Strike.


- Aunque no parezca, SIEMPRE hay la posibilidad de encontrar nueva gente en Lima, donde sea, cuando sea.


- Que yo sepa, la "U" no juega de local en Arequipa, sino en Lima, en el Monumental. Ya pasé más de un año con esa cruz encima (Yo creo que en el '96 sí campeonábamos, faltó cierto aliento).


- Estamos prudentemente cerca al mar.


- Siempre habrá aquí alguien a quien le joda la felicidad de uno (ñaca-ñaca), y ese es uno de los alicientes de la felicidad.


- Mi membresía en GG se va hasta Junio.


- En Lima puedes encontrar niñas súper interesantes y súper competitivas en cualqueir distrito, círculo social, oficina, universidad (hasta en la facu de Conta de la PUCP, para que veas).


- La oferta es más variada.


- El pescado es mejor, pero no el camarón (eso ni dudarlo).


- Después de alrededor de un cuarto de siglo de vida, ya es un poco difícil entablar amistad, conocer gente, y en provincias, los grupos son más cerrados.


- En AQP está "la prima", lo cual me produciría una constante obsesión profunday permanentemente frustrada, ideal para abrir un blog aparte (¿Ideas para el nombre? "Con todos menos conmigo", "La eterna invitada", "Vivir en AQP y morir de hambre", "Tú o Nadie: Crónica de una obsesión lejana de lo racional").


- No hay como los anticuchos en Jesús María, ni como la Av. Brasil; así como no hay pecanas y pistachos como los que venden en La Molina.


- Tengo la sensación de que, en algunos meses, podré satisfacer una de mis obsesiones más fuertes: INDECOPI. Si me decepciona, sí me quito.


- Sólo puedo conducir en Lima. En cualquier ciudad del Perú, el tránsito es una cacana de chancho (hasta en los Uros, un desastre con los caballitos de Ichu allá).


- Porque no he tomado las fotos suficientes de la ciudad de Lima. Más específicamente, aún no he sido lo suficientemente valiente para ir al Jr. Trujillo con la cámara.


- Para Woody Allen, California es a Nueva York lo que para Raulín Raulón Arequipa es a Lima.


- Pensándolo bien, 26 de las 28 letras de mi abecedario mujeril están en Lima.


- La canción de la Orquesta Mondragón:


Creo que no hay más que argumentar.

7 comentarios:

Giancarlo P. dijo...

Jajajajaja. Amigo salamandra, ¿por qué me chuponeas?

Espero vernos el jueves para conversar de alegrías y tristezas.

Merlina dijo...

Lima es Lima y no creo que puedas encontrar una ciudad tan "multifacética" en otro lado, aparte que siempre te ocurren cosas interesante, en cambio en provincia todo es umm más tranquilo...

Lara Holmes dijo...

Yo tampoco podría cambiar a mi Lima querida :-) a pesar de todo, es chevere :-D
la gente, la comida, las discos...uhmm...todo es chevere, es jodida la movilidad, o sea los benditos micros...grr...pero buenooooo, nada es perfecto u_u

Dally dijo...

Lima es para mí, mi lugar... con lo bueno y lo asqueroso... lo malo, lo bonito y lo feo. Aquí tengo a mi familia, mis amigos, mi trabajo...

Raulín Raulón... dijo...

Gianchico: Son mis conversaciones, y es de necesidad pública revelar tanta genialidad conjugada.

Merlina: Es cierto, aunque Arequipa también ofrece ciertas posibilidades inesperadas.

Lara: La comida sí, la gente a veces, las discos me vienen y me van, la movilidad es de urticaria.

Sí, nada es perfecto, pero todo es capitalizable.

Dally: A veces yo también pienso eso, que es mi lugar, y ahí paro.

Hay cosas de las que sí podría prescindir, aunque no sea creíble.

lexuZon! dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alexis dijo...

Hermano, por más jodida que sea, yo no cambio Lima por nada.

Si cuando trabajaba en Lurín, me parecía estar en provincia!

Ni qué decirte de cuando tenía que ir a Huancayo!

No hermano. Me quedo en Lima, así la U tenga que jugar a oscuras.

Saludos!