lunes, 23 de junio de 2008

Patriota castidad

Para la correcta marcha del hombre por la vida, debe tomar dos autos: El autoconocimiento y la autorregulación. Si bien es cierto en el ámbito de la Competencia Desleal lo segundo es una payasada, creo que es mejor comenzar por ahí por ser el más fácil. Eso trasciende del mero dicho.

¿Qué tiene que ver la autorregulación con la reestructuración? Buena pregunta, pequeña salamandra. A través de ella lo que buscamos es evitar arriesgarnos en caer en ciertas tentaciones o ciertas actividades que desorienten el calmo andar de la vida, tal como discurre ahora mismo, sin sobresaltos innecesarios y con horizonte diáfano; por otro lado, cuenta para aprender a poner límites y así, encaminar de forma útil y correcta (“focalizar”, tipo Karate Kid) nuestra capacidad.

Lo diré claramente, de todos modos mis peripecias ya eran públicas y previsibles incluso antes de este blog: Desde el mes de mi cumpleaños, decidí tomar castidad mientras sea necesario para mantener la cordura y templanza necesarias para reestructurar y volver. Rían cuanto gusten.

Como concluí con mi amigo Güili en una conversa que tuvimos en la cafeta de la facultad, el sexo es sobrevalorado o subestimado, siempre ubicado en un lugar o con una importancia que no le corresponde. Y algo así pensaba viendo a mi última pareja sexual dormir en la cama del hospedaje donde estaba…

Fue necesario asentir con la señorita extraña acerca de lo imbécil que era el novio de Nati (su amiga, la que decidió quedarse en su habitación guardando luto) y lo mentiroso que era el suyo para poder sacar beneficios de un viaje-escapatoria hacia las ecuatoriales tierras peruanas; así como fue ligeramente provechoso el hecho de haber llegado solo. Ahí donde nadie ve nada, ahí donde se probará lo que nunca será alimento y el pisco también habrá de olvidarse, el trato de parqueo de una mujer despechada y un hombre emancipado e iniciado en su reestructuración.

Bueno, esperar algo más de una turista austral es bastante ingenuo, pero igual. Tal vez sea el letargo post-bajo en Wilson u otras eventualidades de los one night stand que los hacen poco placenteros, aparte del hecho de tener la carne asada al sol de Ica, aunque casi todo el mundo y casi toda la media pretendan lo contrario.
Como todas las pocas veces en las que gané en un raspa y gana (sinónimo de “choque y fuga”), gané poco, muchísimo menos de lo que esperaba antes de comprarme el ticket. Eso confirmé al regresar a Lima, cuando mi intento de conversación de la chica de la bicicleta se convirtió en un enredo fastidioso, antiestético como un atado de conexiones clandestinas, para el oído, para la vista, para cualquier sentido. No pude continuar a pesar de haber tenido por esos días, un poco de “clemencia”, la que se me acabó hace poco, a pesar de ser mi culpa, en buena parte.

Mas, en la temporada de las decisiones, de los “sí” y los “no”, este pensamiento volvió con fuerza, para ser resuelto. Este año le di espacio a mi libertad, sí, pero el límite de ella es mi bienestar emocional; lo de Z, la chica de la bicicleta, fue sólo una reiteración más de algo que sucedía cada cierto tiempo, que en su momento no quise pensar y que, más recientemente, no quise tomar en cuenta. Antes de llegar a una situación de veraz extrema, es mejor evitarlo.

Hagamos otro ejercicio de sinceridad: En cierta etapa de la vida y para ciertas personas, es inevitable pensar en la otra. Aunque quiera jugar al “tomo-lo-que-me-gusta-lo-devuelvo-y-chau”, no me va a salir. Inevitablemente, me va eso de interesarme más, mucho, demasiado, y hasta cambiar mis propias intenciones, dejándome en un desorden mental increíble y, sobretodo, en una disparidad nada manejable respecto de lo que ella quiere (que bien se hizo a la idea de que lo de anoche y punto, o bien también sólo quería algo así, con dos o tres reprises, máximo).

Puede que me comience a cambiar la costumbre después de los 27, después del desengaño final o quien sabe; en verdad, por más autónomo y seguro que pueda sentirme ahora, sé que mi tendencia no es precisamente la de mandarla a tomar caldo de gallina después de, sino festejar los goles de anoche, dormir tranquilo y seguir soñando al despertar si es que no le planteo planes porque ya se fue, huevadas así.

No soy el único, los hombres a veces nos ilusionamos mucho después de ciertas noches, a veces llegamos a la cama enamorados ya, en otras nos enamoramos cuando nos encontramos con ella al despertar y nos sorprendemos como un niño al ver en su cama su regalo soñado de navidad. Esto es peor cuando se está solo por buen tiempo y/o se ha salido de una relación dolorosa, perfect match conmigo, y con James Spader en Locura de amor (lean el argumento, créanme que la pela es mucho más intensa e interesante), pela que sólo pasan en el 4 los domingos después de medianoche y en la que el pobre hoy Boston Legal termina rayadazo.

De todos modos, vamos muy bien. Salvando las distancias con el invencible Spader, me está saliendo mejor que incluso a Josh Hartnett en 40 días y 40 noches. Me he planteado ir más allá en cuanto a fechas, por una cuestión de autoprotección así como uno de esos desafíos que tiene que ponerse uno para saber si es un hombre o si todavía es un petardo jovenzuelo. De otro lado, sustraerme un tiempo de las actividades me hace apreciarlas más, así como apreciar mi propia creatividad para eludir cualquier piedra en el camino.

¿Cómo la hago? Eso será parte de otro blog. Por ahora estoy cansado, mañana tengo que seguir con el ejercicio, derrochar mis energías en otra cosa y seguir firmes al menos hasta… fiestas patrias, y fácil, más allá.



13 comentarios:

Acuarius dijo...

Oye, si, mejor no hagas lo de “tomo-lo-que-me-gusta-lo-devuelvo-y-chau”
Te puede pasar lo que me pasó a mi (mas o menos, tal vez lo escriba en uno de mis post si me atrevo)y realmente no se... mejor no lo hagas simplemente...
sigue con tu castidad :P tal vez te ayude ;) (jeje, si que me rei leyendolo)
saludos

Fr@nk M!Ch@ell dijo...

Despues de una releida pude entenderte. Creo que muchos varones pasamos por situaciones similares. Imaginate que por supuestamente estar enamorado una noche solo atine a verla dormir y asi me sentia feliz. Como me arrepenti, porque la cun... esta, me termino a la semana siguiente.

Elmo Nofeo dijo...

No creo en la castidad absoluta,
pero puedes optar por los placeres unilaterales.

Saludos.

Causita dijo...

Aveces pasa, pero luego de pensarlo mas uno se da cuenta que tomamos decisiones apresuradas

Sheila dijo...

Y PODRAS?????

Nobel prize blogger dijo...

Querido Blogger

Nuestro equipo ha considerado su blog para integrar el Top 100-Blogs (Argentina, España, Chile, Colombia, Perú, Venezuela, Ecuador) entra a nuestra web y elige tu país.
Si acepta esta designación favor pasar por nuestra web y dejar sus datos en la zona de comentarios.

Está atento de las Novedades y Rankings.

Toma nuestro banner y pégalo en tu magnifico blog desde ahora. Tus amigos y visitantes se irán familiarizando con este tu nuevo hogar.

Atento saludo

NPB-Team

Raulín Raulón... dijo...

Acuariana: Por supuesto que no. Ya me ha pasado y creeme, más allá de ser una anécdota jocosa, me afectó y me malogró el fin del año 2003.

Frank: ¿Sabes? Yo creo que este remedio alternativo puede trabajar muchísimo mejor en mí. Recuerda que la mayoría de hombres optan u optamos alguna vez por la "receta tradicional".

Bueno, no es sólo cuestión de enamoramiento. Es cosa de anotar, goles que no haces, goles que te hacen.

Elmo: No, la castidad absoluta no existe.

Lo unilateral es parte del plan de reestructuración. Si bien es cierto, desde inicios de Mayo estoy en receso, no puedo perder ritmo de competencia, hay que ENTRENAR igual.

Causita: Creeme que el hecho de revisar precedentes no es nada apresurado.

Sheila: Ya voy casi dos meses, osea, hace rato batí a Harnett en cuando a NO KAS.

De poder, puedo. Después de mi última relación estuve como 15 meses sin pisar cancha, sin anotar, casi todo el 2003.

EmPapeLada dijo...

Qué fuerte!! Un hombre, con votos de castidad por un período (supongo yo que) prolongado, todo un reto. Bravo Raulín, tienes mi apoyo...waaaa, que para un hombre es mucho más yuca que para una mujer.

Pero va a ser un poco jodío porque tentaciones...tú sabes, que de ESO hay hasta por gusto. Ya nos contarás ¬¬ qué tal te fue con ello.

Saludos!!!

Fiore dijo...

SI SE PUEDE!! :)

BSO

Fr@nk M!Ch@ell dijo...

jajaja nooo hace tiempo que deje esa "receta tradicional" y sí tienes razon, esa vez por no anotar me metieron un golazo y de media cancha. Que lastima,no?

Alexis dijo...

Gracias por leer el blog. Recién lleva dos meses y aun estoy aprendiendo a utilizar sus herramientas de la mejor manera. De a pocos la gente lo esta conociendo y ojalá tenga muchas visitas más. Nuevamente gracias por leerlo, pues así tus visitantes también pueden visitar el mío.

Para postear el link, bueno, solo agregas como elemento nuevo al blog, esta dirección: http://listas.20minutos.es/?do=show&id=18729&c=1214366483

Así fue como lo hice. Si lo posteas ya tendriamos más gente que pueda votar y ganarle a los atorrantes del cruz azul.

Hasta la próxima.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Raulín Raulón... dijo...

Euskadicta: No es tan difícil. Tentaciones hay en cierto grado, pero no mucho porque como que algunas tienen un radar que detecta ciertas carencias...

Fiore: Gracias!

Alexis: Sí, al menos los eliminamos en esto.

Hay tanta mexicanada por eliminar en el mundo, como las películas de Pedro Infante, para empezar.