sábado, 14 de junio de 2008

Fútbol

Hoy juga Perú. Vaya, hombre, que interesante...


Habemos dos tipos de hombres respecto del fútbol. Aquel que piensa que es "divertido", tanto como sentarse a verlo todo el fin de semana, sea cual fuere la camiseta, por un lado; y aquel que requiere de una llama especial para prestarle atención sentirlo más "cardiaco". En verdad, no encuentro mayor motivación para el fútbol que ser hincha de algún equipo, para jugar Fútbol Excitante (sí, el de Super Nintendo) y vapulear al clásico rival (a Yuri, ese amargo cuya única razón de vivir es ganar esos duelos), disfrutándolo hasta el próximo derby.


Como dice Ribeyro, "el que no conoce de tristeza futbolística, no conoce de tristeza en absoluto", los seres humanos, al menos ciertos hombres, aprendemos a manejar la desazón, la vergüenza, la ira, la lucha, la alegría, el regodeo en donde ruede una pelota y haya dos arcos.


Sentimientos similares a los amorosos, así como sus manifestaciones, y hasta los verbos utilizables y definibles de formas afines: "Campeonar" significa casi lo mismo, "Gol" es ese orgasmo que te puede costar desde unos segundos hasta noventa minutos y te hace perder la razón, transportando tu vida al mundo de las puras sensaciones y la pura felicidad. No por gusto, Jennifer Llanos escribió en su columna de Somos algo así como: "El amor es a los sentimientos como el fútbol a los deportes: Es el deporte rey". Eso nos diferencia del monse futbolero de sillón, a quien le basta haber llenado bien su Ganagol y que el domingo se le haya pasado como jugando.


En fin, la selección me aburre, es lo totalmente opuesto a lo que dice este comercial:







Definitivamente, la indumentaria Adidas siempre fue, es y será la mejor, de lejos.


Bueno, puede unificar, díganme si no han tenido ganas de romperle la cara a Pizarro, lesionarlo gravemente y que juegue en su lugar Mendoza o Balán Gonzales aunque sea. La selección aburre, sólo sirve para vender más Backus y más Coca-Cola, ah, también para que los más cretinos gasten su plata yendo al estadio.


Vayamos con lo interesante. En general, me identifico muy poco con selecciones salvo que Paraguay (con o sin Chilavert, aunque este pata me parezca un tipazo), Italia (aunque no me gusta su uniforme monócromo) u Holanda. Paraguay porque me gusta como maneja a su gente, su verdadero poder de unificar a su gente a través de un sólo jugador y ultimamente, a través de los once (antes eran sólo Raúl Vicente Amarilla o Chilavert).


Holanda simplemente me encanta, es como el amante que todos quisieramos o aspiramos a ser, siempre jugando en todas las partes del campo y sorprendiendo con algo nuevo y estupendo. Impresionante además la humanidad que muestran históricamente sus jugadores, siempre tendientes a mostrarse como personas a la par que como jugadores: En los mundiales de los 70, por ejemplo, andaban con sus mujeres a sus concentraciones porque, bueno pues, en ciertos momentos decisivos la soledad no es precisamente bienvenida. Una forma de vivir el deporte como hombre, no sólo como futbolista hecho estrictamente para el grass.


Por último, su capacidad de encarar situaciones que parecen adversas, como cuando Francia parecía que empataba, y no lo hizo gracias a un tremendamente maduro Van Der Sar (le cayó bien la Premier League, en la Juventus se hizo mierda), para luego terminar de bailar mambo sobre los galos.


¿Y qué de divertido nos ofrece el fútbol peruano? Fuera de ver esa entrañable seguridad con la que el puntero del campeonato sale a jugar, que no se veía ni en otros torneos en los que era puntero y terminaba con las manos vacías, pues hay cosas graciosísimas como este exabrupto de Julio César Uribe.


Puede que el futbolista más portentoso de su generación, caracterizado por su corrección de conducta, aparte de su multiple español (recordemos que buena parte de su carrera se desarrollo entre México, Colombia e Italia), el "Diamante", simplemente haya perdido los papeles luego de verse perjudicado (su equipo y él) por algo que parecía una pesada "joda de Videomatch" de parte de algunos de sus jugadores. Creo que también hubiera reaccionado igual... ¿y ustedes?






"¿No la ha visto que sale, ah?" ¡Qué respuesta la de Chará! Y vaya que soporta cualquier cosa, excepto que le digan "cagón". Creo que alguien debió entrar y decirle "Profe, ya está, es una joda para Videomatch" o "Es una broma del 'Toyo' y Damían". Mejor la acabamos con la canción de la Mosca... y pobre del que quiera robarnos la ilusión!!!







Apdeit: Me enteré que Jean Ferrari será comentarista, lástima que se haya retirado del fútbol, es la cagada "La nueva lora", siempre tiene algo divertido que decir. (Nota: Que feos complejos de ese dirigente cagón, 4:10, inmediatamente antes de la frase cumbre de Ferrari).



4 comentarios:

Sheila dijo...

Lo mismo que nada solo un pequeño empate, donde esta los goles???

El Frankie dijo...

Tienes razón, Adidas es la mejor de lejos. Nike es solo para lucir nomás.

Raulín Raulón... dijo...

Sheila: Ahorita, los goles están en Asunción. No más.

En Lima sólo está el tedio.

Frankie: Impossible is nothing. Es de Adidas la indumentaria oficial de este escribiente.

nAT dijo...

¿y por qué te gusta Italia? Me dejaste con las ganas de saber si eran las mismas razones que las mías... Italia es Italia y que pena que la campaña de Donadonni en la última eurocopa fracasara (perdieron con los campeones, ¿que más se podía pedir?)

Slds!