sábado, 15 de septiembre de 2007

Invocando a la mejor camisa y a otros totem


Yordano (Sí, así se escribe, es venezolano) - Hoy vamos a salir








Mientras ustedes se deleitaban leyendo sobre Alfredo, Alfredo o el mundo de los "chatos gorditos", volví a tener contacto con esa trabajólica llamada J con la cual no salía desde fin de Julio, exagerando un poco.











Siempre supe de lo que se trataba, en el viaje en el que ya estoy embarcado en zonas inhóspitas. Aún así, sigo con mis pasos cautelosos y bien calculados, como si entre mis manos llevase un pedazo de cristal. Y es que en realidad es más o menos así. De regreso a mi casa, a diferencia de otras ocasiones, me di cuenta de que hay cosas que pueden estar llegando a su fin y las estoy dejando pasar. Puede ser que ya haya recorrido mucho tramo y no lo sepa, que me haya pasado de largo y esté tan lejos del lugar que buscaba como al comienzo. Todo puede ser, excepto algo...











Con algo de frío y con la garúa encima, a fuerza de goteo me humedeció con todo, pensé que me había quedado corto. Como siempre lo pasamos mucho mejor que bien (desde mi percepción y de lo que puedo percibir de la de J) y faltó eso que en general, me ha pasado mucho en mi vida y que en algún momento se agravó: El coraje de decir después de estirar el brazo, de besar después de acercar el rostro. Miles de opciones perdidas por eso volvieron momentáneamente a mi cerebro por esta preocupación, pues aquellas oportunidades perdidas ya no importan ni existen, en cambio ahora...











Justo habiamos pensado lo ligeramente débiles que podemos decir para enfrentar ciertas cosas. En mí, hay diversos pilares de inseguridad en cualquier ámbito, como la sensación de soledad al enfrentar algún intento de atropello (me pasó varias veces en tiendas o lugares masivos, cuando por falta de "apoyo popular" simplemente me quedé callado), el temor a estar equivocado o el pánico a la caída, pensando siempre que esa será definitiva.





Debo confesar que hay veces en que prefiero dejar pasar las cosas por miedo al rechazo. Generalmente, lo calificó de quien proviene, llegando hasta a sitisfacerme si se trata de alguien repugnante para mí, pero nunca será así si proviene de alguien que me importa tanto. Y para dejar de pensar en ello, andar con seguridad en ciertos rumbos, pues no soy tan capaz, no es tan fácil para mí y si lo fuera, creo que rechazaría esa opción.











Puede que arriesgue demasiado, que esté tentado a cambiar una amistad valiosa por algo más con opción de perderlo todo y para mí, en mi historial personal, no existen las reconciliaciones mágicas, ni la reelaboración de amistad. En este universo de tornasoles carmesí vamos de extremo a extremo, aquel cuya orilla no puede divisarse desde esta y da la sensación de desaparición. Están los conflictos realmente fuertes, de aquellos que sólo dejan heridos sin posibilidad de rehabilitación en una guerra de dos, sin mediadores ni garantes, ni grupo de amigos a quienes agradó la relación; un ejemplo de ello es LSM, o Limón, u otros casos en los que no quedaba nada después de la erradicación total de esa pequeña colonia, donde nada ni nadie procuró rearmar los pedazos. Malahierba que ha crecido en el jardín de un amor tan infeliz...











Por otro lado, ¿no he sufrido igual al dejar pasar las cosas? La única diferencia es que la culpa de todo fue sólo mía, terminando incluso en el reproche hacia mí mismo. Mi estática puede ser dañina, detener la pulsación para evitar un certero ataque al corazón también puede traerme la muerte.











Algo me va a afectar, pero no será la primera ni la última vez que pase. Por eso, me he encomendado al poder de la Cruz del Morro Solar anoche, a esa extraña fascinación que puedo contagiar fácilmente por ella a cualquier persona que me interese. A pesar de que odio los crucifijos y no soy creyente, este monumento moderno fue siempre amuleto y fiat lux de las mejores historias que puedo recrear por haberlas vivido mejor que otras. Ya ausente, sé que aún puedo creer que existirá, al menos en lo que siga teniéndola como referente, tal vez por su imponencia, como diosa tutelar del mare nostrum, o por su composición, hecha de retazos recuperados que algunos no podemos rearmar, con base piramidal.








"La Cruz de la Evangelización, conocida como Cruz del Morro Solar, 45 metro de acero cromado proveniente de los restos de cinco torres bombardeadas cerca de Chósica en Marzo de 1988; su construcción no duró más de dos semanas y fue inaugurada el lunes 16-May-1988, en la segunda venida del Papa a Lima. Está ubicada en el terraplén más extenso del Morro Solar, en su cresta oeste, tiene 14 focos en sentido vertical y 9 en horizontal, cada uno de 10000 w, llegando a alumbrar hasta unos 20 kilómetros más allá de la costa, por eso la podemos ver también desde el Callao. Ahora se enciende con la caída del sol automáticamente, antes se encendía puntualmente a las 6:42 pm..." (El monólogo es nuestro y tiene como 7 años de antiguedad)







Bueno, es hora de que mi mejor camisa y las luces me tomen la palabra y nos protejan siempre. Por mi parte, es hora de tomar la manija y agacharme un poco, J (como la mayoría de mujeres con las que he tenido algo) es ligeramente chata, tal vez sólo necesite doblar las piernas.






Por cierto, nunca llegué a enviar una correspondencia a la Municipalidad de Chorrillos referida al mal estado de la cruz. Ahora mismo, estoy lamentando esa timorata reacción, la que ya tiene consecuencias definitivas...

4 comentarios:

Me Myself & I dijo...

'Puede ser que ya haya recorrido mucho tramo y no lo sepa, que me haya pasado de largo y esté tan lejos del lugar que buscaba como al comienzo'
O sea que ya te tienes que casar? Será 'J' la mujer de tu vida? Eso y mucho más lo averiguaremos en el... prox post?

Yani dijo...

juerrrrzaaa!

Raulín Raulón... dijo...

Yani: Gracias! Forza salamandra rosso!

Andrea: Me caso! jajajajaja, hay diversos momentos en mi vida en lo que pensé así. Prometo escribir sobre ello, me siento como después de haberle ganado al Grau 0-6 en un mediodía piurano.

Y es que en verdad yo, que soy un poco torpe en el arte de "leer indicios", en mi paciente recorrido nunca sé si me he pasado de largo o aún no llego, aunque creo que ya encuentro del by pass.

Anónimo dijo...

Hola, interesante lo que escribes pero en particular una linea que dejaste:

"mala hierba que ha crecido en el jardin, de un amor tan infeliz"

Pues es parte de la letra de una cancion que tengo en la mente desde que tenia 6 años, pero que nunca mas volvi a escuchar desde entonces, osea desde hace 20 años!
Si sabes quien canta esa cancion, te agradeceria mucho que me lo hagas saber.
GRACIAS

Saludos

danfrau2@hotmail.com