jueves, 13 de septiembre de 2007

Verdaderos problemas con las mujeres: El origen de Raulín Raulón





Esta es la dichosa película que inspiró mi sobrenombre: Alfredo, Alfredo (1972).

Pertenece a la etapa europea de Dustin Hoffman a comienzos de los 70, cuando (por "conflictivo") tuvo que cruzar el charco para buscarse mejores papeles, consiguiéndolo con éxito con esta película italiana y con la polémica cinta británica Straw Dogs (1970, donde sale como secundario el fotógrafo de La Profecía, David Warner). La vi cuantas veces pude cuando había Europa Europa en mi casa, lleno de una precaución inusitada al pensar que no la volvería a ver, como hasta ahora sucede.

Bueno, la historia gira en torno a Alfredo, un tío realmente tímido con las mujeres, a las que gusta observar y elucubrar en torno a ellas sin acercárseles. Parte del extracto que incluí es cuando Orestes, su compinche y maestro en esos temas, le consigue una salida justo cuando nuevamente iba a rendirse antes de jugar con dos chicas. Una de ellas, después de un arranque inusitado de pasión, cierto número de salidas y tiempo de relación, se hace su esposa, mientras el buen Alfredo vivía el encantamiento del glaceado mundo del amor correspondido a uno y a lo que uno sueña de eso.

Repentinamente, Alfredo ha perdido tres cuartos de su mundo, María Rosa termina agobiándolo y haciéndole extrañar su monótona y poco segura vida. Y aunque no lo crean, se divorcia de ella. Este personaje es el de Stefania Sandrelli, definitivamente yo sí me casaría con ella en una, aún incluso en estos tiempo, de hecho esta varios peldaños encima de la Loren y como que sabe como y con qué atropellar a la Belucci.

En fin, este personaje no está seguro de nada, no sólo es tímido, sino que no llega a querer lo que piensa que quiere. Es uno de esos entrañables personajes de Hoffman, medio víctimas, medio héroes, del laberinto que les toca recorrer.

6 comentarios:

yapure dijo...

Buscaré ver la pela, ojala esté tan chévere como las de un director que acabo de descubrir, el alucinante Kustorika.

Lady Ka dijo...

gracias por pasar!!!!!

Me Myself & I dijo...

'Atropella' a Belucci? Nooo, si esa mujer es... wow, admirable. No sé si es tu caso, pero por este tipo de cosas estoy en contra de la educación religiosa y/o educación de sexos separados. Las monjas pueden ser unas idiotas (De los padres no sé por que DUH! SOY MUJER!) y el tener a los sexos separados crea inseguridad y timidez cuando se está a alguien con genitales distintos. Yo estuve en un colegio de mujeres hasta 4to de primaria, y se veían muchas cosas, las tonteaban en su mayoría.

Raulín Raulón... dijo...

Creo que el verbo es exagerado, tienes razón. Ambas tienen el mérito de haber estado en películas que me parece excepcionales (Belucci con Malena e Irreversible, Sandrelli en Nos habíamos amado tanto), pero creo que la ventaja (como artista y por tanto, como mujer) se la lleva Stefania, porque se atreve y arriesga mucho más en su aún vigente carrera, incluyendo hacer pelas con un director tan polémico como Bigas Luna.

El problema de los coles religiosos es que fuerzan al alumnado de buscar información de poquísima confianza. El hecho de la timidez creo que tiene que ver también con el trato que tienen hombres y mujeres con uno, como su "sociedad" lo marca. De los padres te diré que no tuve demasiados problemas, felizmente no eran españoles y de todos modos, nunca fui creyente.

Raulín Raulón... dijo...

Me, myself and I: Según el http://5anhitos.blogspot.com/2007/07/el-primer-traductor.html:

*** KAS (o kas, cass, qas, cazz, kazz):

1) Sust. Coito, heterosexual. -Tuve mucho KAS después de la reuna.
2) Adj. Persona del sexo opuesto muy atractiva por actitud y/o por apariencia - La profe se pone muy KAS cuando incide en esas cuestiones de género.

D€m€nT¡∂ dijo...

por fin me entere que era kas lol