lunes, 27 de abril de 2009

Un punto sobre la I

- ¿¿¿¿¿¿¿Y POR QUÉ CHUCHA NO ME DIJISTE ESTO????????

- Tenía la sensación de que te ibas a poner así, ¿qué querías que haga?

- ¡Que no me ocultaras la verdad!

- Aguanta, eso es parte de mi intimidad, te he dejado todo lo demás claro - dije, mientras sonreía, como si se tratara de una broma, y estiraba los brazos-. Aparte, jamás preguntaste para saber un número exacto...


Antes de que yo pudiera acalorarme, fue ella quien puso paños fríos, con la intención evidente de enfriar definitivamente las cosas.


- No quiero hablar contigo ahora, por favor déjame sola.

- Bueno, bueno, como tu quieras. Al menos dame mi DNI, que sólo me quedan semanas para renovarlo.


Es cierto, lo tengo que renovar en la primera semana de Junio. Como que sacar un duplicado sólo para siete semanas de uso no era muy deseable para mí. Mejor vayamos al fondo del asunto.


Nunca hablé de I porque después de Enero, estaba considerando casi todo perdido con ella, quien había vuelto a competencia después de C. A mediados de ese mes salimos a ver una película y luego por unos tragos en un pub cercano, esperando a que se den ciertas situaciones pero volviendo a ponerme vulnerable con algo que ya me había pasado antes: Se iba de viaje en Febrero, y al parecer no por unos días, sino por más de una semana, a ver el Carnaval de Río y de caravana por el Atlántico brasileño.


Para mí, una semana veraniega equivale emocionalmente a dos invernales, en el estío hay que ser ágil y rápido, tener el ritmo y la velocidad de la luz solar en su máximo esplendor, antes de que se derrita todo. En la ocasión que mencioné en el párrafo anterior, abandoné el caso sabiendo que la protagonista y los brasileños serían más rápidos que yo, que para entonces no tenía ganas de reanudar desde la etapa "amigo que admira los viajes de su amiga".


Decidí no reaccionar, considerando que I había perdido la punta del torneo en el mes de Febrero. I llamó a casa y no me encontró, lo intentó algunas veces más sin éxito alguno, hasta que finalmente optó por el mail, en el que me contaba como le había ido en su mes de vacaciones, que luego de Brasil volvió a Chiclayo a visitar a sus padres, y estaba evaluando la posibilidad de cambio de chamba. Le respondí antes semana santa, contándole sobre las cosas que metenía ocupado y preocupado, y sobretodo para quedar en una segunda salida.


No sé si es que me predispuse a esa idea o si mis afectos se curan rápidamente como Wolverine con Adamantium, pero los veraniegos pasan muy rápido y son ultraperecederos con el sol. Así como alguien tomó el primer lugar en su ausencia, esa misma persona fue perdiendo posiciones, mezclándose con grupos o personas no tan trascendentes; y bueno, ya sin mucho feeling, quedé con I, buscando algo de momento, refrescante y liviano, ideal para el verano. Felizmente, ella andaba en lo mismo (eso me hacía pensar), tal como lo había descubierto (eso me ahcía pensar) en la sala de su depa en Santa Beatriz.


Por eso, no me quedaba clara la escena actual, ¿por qué tanto grito por una nimiedad? ¿Quería lo que yo pensaba, o el hecho de pasar casi toda la noche con alguien, pese a demostrar cierta aversión a las relaciones y haber recibido iguales señas, tenía una intención mediata? Vamos a la escena del crimen.


Su escándalo se inició de manera muy doméstica, en una posición en la cual generalmente se encuentra alguien de la casa de uno. Torpemente, dejé caer mi billetera al piso, sin percatarme; horas después, como buena dueña de casa en recolección de vasos, I se topó con un documento considerado confidencial: Mi DNI, con mi fecha de nacimiento. No se hizo esperar la pequeña discusión, lo que sí sorprendió fue su inusitada incomodidad por el dato irrelevante, puesto que ya había pasado lo que había que pasar sin ningún problema.


Preferí dejar de pensar en que en el fondo nunca le gusté a I, que en algún momento de la noche, recostada contra mí, buscó un motivo "razonable" para chotearme. Me puse los zapatos y me fui, no iría ella a ser una de esas que acusan de violadores a los patas con quienes se encaman y luego se arrepienten. Disipando confusiones, no pude evitar reirme pensando en ese capítulo de Los Años Maravillosos cuando los Arnold y los Pfeiffer se van a un lago y la vieja de Paul encuentra algo indeseable entre las cosas del buen amigo de Kevin.


Felizmente, es verano, tal vez por eso no me molesta tanto. Eso sí, por estas cosas, escribo posts como este.



Chequeen el minuto 4:15, lo es todo.


Ni se imaginen que pondría la canción de Jerry Rivera.

10 comentarios:

BocaDelcielo dijo...

Ese capítulo es Los Años Maravillos es alucinante! Paul lorna como siempre...

Dally dijo...

¿Qué fue lo que le molestó?, ¿ese dato del DNI sin trascendencia o que fueras mejor de lo ella pensó a pesar de ello?

Alexis encaletado dijo...

A ver... la flaca se rayó por que no le dijiste tu edad real?

Raulín Raulón... dijo...

BdC: Guaaaaaaaaaaaarda, esta de Paul fue por mera saladera, ah. Paul en realidad siempre estuvo un paso adelante en relación a Kevin.

Dally: Tal vez haber descubierto que relacionar el dato del DNI con lo que ella esperaba era algo inadecuado.

En verdad, me gustaría que piense eso, es una posibilidad. Tal vez en verdad quería algo más, tal vez se encolerizó con el roche. En fin, está eliminada de todos modos.

Alexis: También puede ser, considerando las variables que de ellos habrían derivado.

Da igual, de todos modos fue eliminada.

Omar dijo...

Raulon, tu post me hizo recordar cuando a una ex le menti sobre mi edad, le dije que era algo mayor, y el resultado ya te imaginaras...
Saludos..

Merlina dijo...

Solo dire: MUJERESSS

Janice dijo...

Cuando aprenderan a no mentir a las mujeres jejejej
asi sea una mentirijilla pekeña esas cosas para nosotras si importan x q sacamos nuestra linea: si me miente por algo tan pekeñp como sera con otras cosas
asi q ya sabes para la proxxxx
jejeje
bye the way i love seinfield

:)
besitossssssss

¿Odio a las Gordas? dijo...

Oe Raulín, vengo a confirmar: La Chata Rica (o arrabalera) dice que es gordita. Yo creo que es tetona (uff! sudo cada vez que lo pienso) Ella me dice que tú la manyas y no me mentirás. Bueno, en realidad digas lo digas, igual a la Chata la veo y pasa por caja.
saludos

Raulín Raulón... dijo...

Omar: Estimado, el resultado no me lo imagino, lo conozco de primera mano, en un caso algo distinto a este, mucho más importante.

Ya te enterarás.

Merlina: Mujereeeeeeeeeess!!!! Lo que nos pidan podemos, sino podemos... mentimos!!!!!!

Janice: Es muy cierto lo que dices respecto a la evolución mentirosa. Muchas veces, una pequeña mentira tiene que sostenerse en una mentira un poco más consistente, y así vas construyendo una torre mentirosa que con cualquier movimiento en falso puede caer.

Juro que he pasado por un caso similar, como le dije a Omar. Y debo confesarlo, fue un precedente decisivo.

Porcino: Sólo te diré una cosa mantecosa, mi estimado: La Chata no defrauda. Así de sencillo.

El Dios Ateo dijo...

ah, qué cagada, la edad nos jode, pero solo es cuestión formal, ahora yendo más de lado con el post, pues sí, me parece que buscó un motivo "razonable".