jueves, 13 de marzo de 2008

Pensando frente al espejo

He alistado mi mejor corbata y mi mejor camisa para mañana, me quedan perfectas.



No es para la Venezolana, ni a balas. Tampoco es para J, lastimosamente.



Es para mi entrevista en INDECOPI. Es una cosa de locos tristes esto de que se te presente la gran oportunidad que esperé años de años, justo en el año en que ya dejé de esperarla por una realidad que es mejor no sólo por ser realidad, sino porque es un buen lugar de chamba, no sólo porque es el que tengo, sino porque es demasiado difícil pensar en salir.



A veces me gustaría establecerme, pero oportunidadees laborales como esta no las puedo dejar pasar. Es el desquite del Raulín Raulón delgado, aquel liquidador del gordo que vino a pagarle a sus acreedores y a cobrarle intereses a sus deudores. casi sin proponérmelo, estoy a punto de alcanzar una de esas cosas por las que he luchado en vano buen tiempo.



Mañana vere a la Venezolana en la noche. Las reglas fueron claras y, al imponerlas, comprobé lo manipulable que puede ser ella. No me disgusta, para nada, pero su propia conducta me incita a menospreciarla. ¿Y cómo no, si antes de ella hubo una J? ¿Cómo saberlo? Las reglas son simples: No vamos a tomar ni media gota de alcohol, ni siquiera proponerlo, tampoco iremos a bailar a ningún sitio; quiero una mujer natural, que de noche se comporte lúcida como al sol.



A veces la búsqueda de la chamba ideal es como la de la pareja. Puedes sentir el pesar de haber dejado una situación ventajosa, pero eso no llega ni a los pies a la comodidad de un amor, aunque exigente, justo, sincero, incondicional. Como en mi caso, haber dejado la opción de Petroperú, su horario de máximo hasta las 5:00 pm y su pingüe sueldo, o la de aquel estudio gigante que finalmente no me convenció, por mi lugar privilegiado en mi oficina, donde me sé necesario, apreciado, todo eso por lo que los hombres feos luchamos día a día.



Esto es por trabajo, no saben cuanto me gustaría ponerme mi mejor camisa como aquella tarde de Septiembre (y creo que ya me estoy dirigiendo a los lectores más viejos). Voy a ser un hombre mejor, pero por ninguna de ellas, porque hasta ahora no sé si sean capaces de amar de la manera en que una oficina puede amar al hombre que en ella trabaja. Y es ella quien nos adora,



Puede que dentro de poco te deje, no sin pensar que estoy cometiendo mi gran error de vida de cada día, por algo que puede que sólo sea una ilusión y que, en su tiempo, me obligue a huir y quedarme sin salida. Al menos, Queen ayuda a graficar la situación









Ahora más que nunca, necesito desarchivar el expediente J. Y creo que viene siendo hora.

7 comentarios:

Melisa Marin dijo...

Ya fue la entrevista? ya aceptaste raulin raulon?

Raulín Raulón... dijo...

No me llegaron resultados aún.

Aún queda mucho viernes por aquí, espero que lo de la entrevista salga bien. El resto la verdad no importa mucho, fácil termina hecho un fiasco como la última vez que hubo entrevista-cita en un mismo día.

lizzy dijo...

q bien que te gusten las mujeres lucidas

Raulín Raulón... dijo...

Lizzy: Sí, después de cierto tiempo de adrenalínicas caídas adolescentes, uno se reconforta de manera insuperable con el tierno amor de paz ventral.

Hace mucho no leo tu blog, hora de entrar.

SomeDevil dijo...

Gracias por visitar mi blog y dedicarme siempre tus frases.
Te deseo muchos exitos en lo del nuevo trabajo, ya tienes una respuesta?
Un besote !!!!

Raulín Raulón... dijo...

SJ, no tengo respuesta de ellos aún, pero ya tengo una respuesta importante de aquí.

De nada! Nos estamos viendo.

EmPapeLada dijo...

Vaya...recién me entero que habías dado una entrevista para INDECOPI, esta venezolana aún está presente, uyuyuy, todo esto se ve interesante, vamos a ver qué sigue!