martes, 4 de marzo de 2008

Díalogo de dos ratitas de la Av. Hoja Redonda (Av. Ayacucho) en Surco:

Rata 1: Y bueno pues, Raulín Raulón se va a almorzar nuevamente.

Rata 2: ¿Segura de que va a almorzar solo?

Rata 1: Claro que sí, hace tiempo. ¡Porque Fio ya se fue del estudio!

Rata 2: Anda, no jodas... y ellos, quiero decir (hace un gesto ratuno con las patas delanteras), ¿nada de nada?

Rata 1: No, ella se fue a no se sabe dónde a concentrarse en su examen de grado y él, pues, pues....

Rata 2: JIJIJIJIJIJI (Risa roedora). Él es él pues!!!!!

Rata 1: Mandó el expediente J a analista. Según parece, no le preocupa tanto porque Lima es una ciudad tan grande...

Rata 2: Yo creo que es otro el que debería ir al analista...

Rata 1: Bueno, al menos ahora puede ir a huariques baratos.

Rata 2: La billetera, a veces, es la única que se salva.






Bueno, ahora mismo, mientras tecleo este post, continuo con mi conexión permanente al sistema intranet de la universidad.

¿La razón? Es simple, para los lectores catolicenses será fácil entender que en un curso estoy cerca de perder una vacante, siendo el que más me afana de esos tres. Para quienes abrieron la image, les diré que es Derecho Concursal, y las diré que hay un numerito no tan bueno en un cuadro, algo así como 60/65; ese numerito es el de las vacantes, yo ocupo la60 de 65 ofrecidas, a falta de 6 horas y 50 minutos para el cierre "posible" de la matrícula. ¿Por qué digo cierre "posible"? Porque casi siempre amplían el plazo unas horas más,posibilitando que los que ya teníamos vacante asegurada, corramos el riesgo de perderla en esas horas.

Mi táctica es simple: Quedarme conectado todo el día, contribuyendo al congestionamiento de la red e impidiendo qe los oportunistas se metan a quitarme lo que estoy consiguiendo con mucho susto. Yo espero...

Inevitablemente, este nuevo comienzo no me deja de emocionar y esperanzar en sana medida. Muy a pesar de personalidad ultrapesimista, siempre pasa lo mismo en las quincenas de Marzo y Agosto, eso de que el comienzo de una parte importante de mi vida comience, con todo lo que trae, de lo cual mucho ya conozco.

¿Por qué tanta fe en el futuro, si conozco de sobra el pasado? ¿No será esa tonta predilección por la esperanza una característica inevitable de mi humanidad?

Generalmente, termino pidiendo la hora; el ciclo pasado fue igual, terminé pisando mi propia lengua convertido en un látigo castigador de mi falta de sinceridad conmigo mismo. Estuve cerca de desaprobar un curso el cual salvé "con dos puntos de honor" (osea, con 13), las cosas con J se deterioraron un poco, pero ese quiñe finalmente determinó que no campeonaramos, tal vez lo mejor de ese ciclo fue... ¿qué fue?

1) De hecho conocer a alguien que ahorá está entre mis mejores amigos: El tocayo Raulex. Si se me hacía difícil encontrar entre las mujeres alguien que tocara las mismas notas que yo, con los hombres de la facultad era una odisea, que mal que bien era recompensada con el premio de una amistad valiosa.

2) No dejes de mirarme, Limón, no lo hagas. Darme cuenta que Limón, a pesar de todo lo que pasó entre nosotros y una persona indeseable, me tiene presente dealguna u ora manera. En verdad, con esto no gano nada, pero es un dulce triunfo pírrico, de los que no nutren y sí engordan, pero sirve para pasar el rato, ¿no? La pena con arroz es menos atroz.

Es que esta chibola tiene un "noséqué", ¿o será el misterio no esclarecido de nuestro fracaso 2006?

3) El premio al fair play, al chico más gracioso, al tío "más cómodo" (sic) y al "regalo de cumpleaños más original que haya recibido en mi vida" otorgados por J, osea, pura amistad (algo que aún creo, aunque el analista piense lo contrario). Es como que una película gane todos los Oscares, menos el de mejor película o mejor director. Ese triunfo pírrico si me cae como una bolsa de chizitos: No me gusta, no me gusta ni michi...

En fin, puse el vídeo aquel ahí arriba con respecto a la esperanza del comienzo y todo lo que esa cojudez desencadena. La película se llama Promedio Rojo, que ví en el festival PUCP en el año 2005 y me gustó mucho, entre otras cosas porque el personaje me recordaba mucho a mí, el actor es un verdadero freak artista (Ariel Levy), aunque como la mayoría de las comedias chilenas con personajes masculinos como protagonistas, su final es más que tétrico (quien le haya isto o haya visto El Rey de los Huevones, podrá darme fe).

Esperanza, tengo motivos que referiré más adelante. Y con ese vídeo abro también un tema que queda pendiente entre mis amigos, mis conocidos y los lectores.

3 comentarios:

***N!nf@*** dijo...

Bueno si esa comedia es divertida, pero en fin suerte con salvar cursos.

D€m€nT¡∂ dijo...

todo ira bien, dont worry
quienes son esas ratitas chismosas ah?

Raulín Raulón... dijo...

Ninfa: Pasó algo realmente desafortunado con los cursos, pero igual, se agradece los buenos augurios.

Dementina: Son las ratitas de Fe de Ratas, jajajaja. Creo que tengo una iamgen de ellas, ya la colgaré.