viernes, 5 de septiembre de 2008

Conductor aún ilegal

Cuando saco el SW de la familia, recuerdo la primera vez que saqué este carro, hace casi siete años.



Mis padres habían salido de Lima, dejando las llaves del carro cerca de un jovenzuelo recién ingresado a la universidad, con un complejo de dios alucinante, con hartas ganas de tener aventuras antes de su fiesta de promo y de volver a tener enamorada y tener sexo alocado con ella.



Por supuesto, no pasé de los 20 metros, ni siquiera pude sacar el carro de mi calle y ya le había hecho un par de raspones contra un remedo de automóvil estacionado al lado, que días después pagaría por mi sadismo. Y una fénix recontra buena (en todo sentido) me encontró, se le salió lo maternal con ese imberbe adolescente y decidió ayudarme a volver a estacionar el carro de mi viejo, con la promesa de mi parte de no vovler a hacer esa barrabasada, mientras veía en el retrovisor como mi cara formaba la de un ser que nunca fue amamantado y pedía, en súplica silenciosa, ese favor a aquella opulenta mujer.






El tiempo pasó y esa parte del Plan V está cerca de ser cumplido, y estaría completa de no ser por las formalidades a cumplir, siendo que en este caso, no se puede aplicar primacía de la realidad. Lo que sí su puede aplicar es aceleración.





He aprendido, en práctica, a manejar en un auto mecánico. Es algo que suele ser mucho más importante sobretodo para quienes sabemos que manejaremos en la sierra o terreno montañoso, siendo que para los caminos del Perú muchas veces se requiere del poderoso embrague y de una cuarta o quinta de ensueño. Sin embargo, más práctico me resulta conducir en automático, más todavía en una ciudad como la nuestra, en el que la practicidad y el manejo defensivo puede salvarnos incluso la integridad física.





Necesitaba salir de Jesús María. Algo me decía que, a menos de cuatro meses de mi fiesta de prom, debía saber como movilizarme en calles lo suficientemente tupidas de tráfico a cierta hora, como lo que sería un día martes a las 9:00 p.m.. Y mi padre me hizo un gran favor al prestarme su carro, ese jueves, a las 8:00 p.m. Y así lo hice, pasé por la Av. Brasil, la Av. 28 de Julio, la Av. San Felipe, y en un nivel más avanzando y avezado, la llegada al Zanjón a través del centro.


Pero esta historia no tiene mucho sentido, por ahora, sólo la tendrá mañana, cuando escriba sobre los resultados.

5 comentarios:

Fr@nk M!Ch@ell dijo...

la fenix te debio de haber visto la cara de angelito para que te ayude a esacionarlo, no??????? yo aprendiendo a manejar casi termino chocandome y con mis tias atraz...es que no me acorde donde van ls cambios y por ver la señal en la palanca de cambios esd que me pase de la esquina y...........casito choco....el 105 me paro en primera y pagar 10 solsitos no mas ps caballero...

Alexis dijo...

Chévere que manejes. Y ojalá te encuentres con la Fénix Cati Caballero que sale en la TV.

Hablamos!

Patty Bravo dijo...

jajajajaja...aquellas féminas de pantalones sugerentes no?jajajaja,son la distracción de los que manejan,felizmente estoy exenta de todo ese stress de manejar en LIMA,no lo haría,no me atrevo;es por eso que me autotorturo viajando(si es que se le puede llamar viaje a eso)en transporte público.Saludos Raulín.

PD:Lo de leer mi hi5 en EL BAÑO me dejó perpleja,que "inusual lugar"por decir lo menos jajajajaja,al menos cumplí mi cometido y alguien ríe conmigo,de MI MISMA y de mi circo personal.Buenas vibras.

Mariela Noles dijo...

creo que me adelanto a los resultados pero felicidades por el brevete :) ojala no te cruces mucho con chiquillas de pantalones apretados y/o escazos que te distraigan de este deporte de aventura que es manejar en lima
un beso flaquito :)

y no olvides: DIOSA DEL SEXO, manual para atrapar al chico que te gusta sin que se te corra el maquillaje ni se te rompan las u;as :) jajaja

Raulín Raulón... dijo...

Frank: Eso de los cambios es tremebundo para ciudad, aquí en Limita, prefiero automático.

Alexis: No me gusta Cati Caballero, y al resto de tías no las conozco, fácil están mejor y son mucho más accesibles, punto mucho más importante este último.

Patricia: Distracción, sobretodo para los desvinculados como yo.

A veces pienso que si me tocara mierda, al menos que sea mi propia miércoles. Aparte, hay más de un plan en juego.

Creeme, lo más inusual es el mouse del Lap Top, por no decir lo más irritante.

Mariella: Está bien, no hay noticia de todos modos. Sí, ya mismo regreso de una de esas incursiones.

Pensé que ese libro era para enchuchar a alguien, no para contratarlo.