jueves, 11 de septiembre de 2008

Moonset del día 11





(Esta es la conclusión que nunca escribí de esta especie de relato, que comencé hace casi cuatro años, sobre un día 11 que todos alguna vez tuvimos)



Y si no sabía que pasaría, al menos debía empezar a buscar desde mi mazmorra alguna salida. Veia desde ahí los pasillos de ese departamento, casi desierto, extrañamente el gas no parecía haber llegado hasta mi piso como sí llegó la púrpura del anochecer.



A tientas encontré un teléfono tirado en el piso, pisando sus botones de forma casual. Tenía linea aún, sonaba, y hasta podía ver el número marcado poco antes de caer dormido y haberme perdido mi supuesta propia extinción. Es su número, ¿qué me llevó a marcarlo nuevamente? Esas eran las primeras piezas del rompecabeza, aquel día soleado fue interpretado por mí como una señal, un nuevo comienzo...



Sí, la llamé, tal vez por el hecho de estar sólo en un lugar que no era mi casa y eso me daba más valor. La llamé a pesar de todo lo que había pasado, a pesar de haber cometido ambos errores, podíamos evitar una tragedia mayor si volvíamos a unir nuestros caminos. Estaba más cerca de tí, LMS, descubrir tus deslices me hicieron odiarte, pero también pensar en algún momento que podía olvidar, perdonar, comenzar de nuevo. Finalmente, era justo dejar atrás eso que me hiciste, si yo pedía una segunda oportunidad por algo que... aún no entendía, y llevaba años sin entender...



Mi último recurso fue negado, felizmente fuiste tú quien cortó, dándome la sensación de haberme equivocado y a la vez, haber perdido nuevamente mi mundo, esta vez de manera definitiva. Yo no quería ver su desmoronamiento, eso pasó, y por eso decidí dormir, exhausto de dolor y porque esa era la única forma de olvidar que conocía. Eso fue lo que sucedió, y mientras trataba de hacerlo, la ejecución llegó, el desastre tuvo lugar, pero sólo sentí de él sus supuestas consecuencias.



Mientras tanto, supongo que habrás pensando que después de tu juicio final no habría más.



Volví a salir de mi habitación, ya totalmente oscura, a tientas y con vista suficiente para ver en cierta oscuridad, neutralizada por tragaluces, por ruidos y pisadas.



Algo falló en sus cálculos. Alcance el interruptor, anocheciendo, y tenía energía. La luz reflejaba el mismo estado que cualquier otro anterior: El departamento con dos sofás, una mesa, estantes vacíos, a la espera de un nuevo comienzo, evidente por el ruido del parquet acomodándose, extendiéndose y contrayéndose. La noche de Lima también esperaba el retorno del tránsito en sus venas.



Alguien había elegido un mal día para finiquitar: Domingo. No contaba con el principal sobreviviente. Por ahora, es mejor que crea que las cosas le salieron bien; si supiera, cuando sepa.



Tal vez el final de la noche sea el momento que no debería esperar. Y toda la noche será un camino angustiante de pasados, hasta ver la puesta de la luna...

9 comentarios:

Acuarius dijo...

oye, recuperando mi larga ausencia en tu blog (y en otros que suelo leer) me acorde de una cosa que te queria preguntar: porque escribes con tantos espacios libres entre los parrafos... es una pregunta solo, no es que me moleste... bueno, mentira, si que me molesta un poco bajar el cursor para conseguir leer la proxima linea, pero vamos, es una cosa carecteristica tuya y no pretendo cambiarla, solo es una observacion ;)

Vitalnn dijo...

A mi me ha encantado esta entrada Raulin!!!

Pasa un buen fin de semana!!!

Saludos,

Silvia

Raulín Raulón... dijo...

Acuariana: ¿Espacios libres? Hmmmm, ya corregí el asunto. Eso sale cuando incluyes, sobre el final, un vídeo o foto. En realidad, era involuntario.

Vital Silvia: Gracias! Pensé que nunca terminaría este relato.

Maria Vanessa dijo...

Yo que ha me habia sentado bonito para comentar bien, me sacan a la volada con que tengo que irme a trabajar ya. Mas tarde regreso y comento bien :)

Besos!

Frankie dijo...

Tuve que regresar y leer el primer relato porque sino no la entendía xS

Fr@nk M!Ch@ell dijo...

ahora si te entendi mucho mejor...creo que ya te stas dejando explicar jajaja

y bueno buscamos las oportunidades hasta que nos cancelan todas, lastimosamente no las aprovechamos cuando la tuvimos, pero..........siempre llegan otras y ahi si que hay que star preparados...

saludos

M. Isabel dijo...

Te acabo de linkear, Raulín ;-)

Elmo Nofeo dijo...

Yo sólo te digo "Provecho con el brevete", pero nada de hacer tonterías.

***N!nf@*** dijo...

azuu, bueno azi como hay malos conductores hay malos peatones. Puxa yo soy una mala conductora bueno de vez en cuando.
En fin besos.