lunes, 17 de agosto de 2009

Si no es...

Si no quieres nada conmigo, no utilices signos de admiración (¡!) cuando me mensajees, menos en la ocasión de emergencia que tengamos de MSN.

Si no quieres conmigo absolutamente para nada, no me toques la cabeza cuando te despidas de mí. Tampoco humedezcas los ojos, ni los hagas brillar, sepáralos un poco de los míos, de mí, jalalos hacia arriba, detrás de los párpados, algo indiscutible. Mucho menos te empines para saludarme, ni estires los brazos demasiado, muchísimo menos pises la punta de mi zapato; simplemente, deja que yo haga el doblez, y todo el esfuerzo, que ya sé lo que significa.

En caso de que no votaras por mí, simplemente di que todos los días tienes algo importante que hacer, que tienes una carrera muy difícil o una maestría que acabar. No soy un huevón, pero hartas veces me comí el cuento de que puede haber un segundo intento. Entonces, no me des ni espacio para volver a pensarlo, simplemente no entres en mi carril ni dejes que entre en el tuyo.

Si no te intereso, baja la voz cuando digas "Hola" por teléfono, no incluyas las palabras "ay!", "¡Oye!" o "¡Qué loco estás!". En ciertas ocasiones, todo lo que necesito entra por los oídos.

No me devuelvas llamadas ni mensajes, mejor. Si no soy lo suficientemente especial, incluso "un abrazo" por mail puede ser peligroso en cierta ocasión. Es más, sería estupendo que utilizaras ese frío y altamente inapropiado "Saludos" blogger al final del mail, tan matapasiones como el sabor del kión.

Hay zonas de mi piel especialmente ilusas, así que te pediré encarecidamente que, si no soy un hombre competitivo para tí, procures evitar contacto con las siguientes zonas:

- Manos y antebrazo.

- Muslos.

- Rostro.

- Cabello.

- Pectorales (o tetas, o costillar seco, dependiendo del grado de adiposidad del momento, especialmente en la zona izquierda).

Si no compito con tu profesor de Civil 1, ni con el chico que conociste en tu viaje, ni con el artista de Sevilla, ni con el hippie que conociste en la playa, ni siquiera con tu ex (ni con el que se volvió gay después de estar contigo), no dejes de hablarme de ellos, no dejes de mencionar cosas que me hacen pensar lo importante que son para tí, al menos una vez cada vez que nos veamos. A mayores menciones, menos será lo que sepas de mí, de eso puedes estar segura.

Si yo no soy esa otra mitad o alma gémela (que dices buscar), di que él tiene algo bueno, muy, muy en el fondo, a pesar de ser un perfecto imbécil. Di que aprendiste muchas cosas valiosas con él, que tienes que protegerlo y entre sollozos, di frases cojudas como "pero yo lo amo" o "así lo adoro", entre otras. No sólo salvarás mi vida, sino que me harás matar de risa y me evitarás riesgos innecesarios.

De no querer que entre a la iglesia contigo ni como paje, no ocultes tu pasado. Muéstralo con orgullo, con calzón probatorio de ser necesario, pierde la cuenta de tus agarres, parejas, amantes, vacilones, menciona a los peores, a los más cagados, a los fanáticos de los videojuegos. Así, tendré yo razones para mostrar mi propio esperpento histórico y alejarme lo más posible de tí, con evidencias de lo riesgosa que puedes ser como pareja y/o de la poca autoestima que puedes tener.

Si quieres tomar un café con un amigo, sólo eso, amigo, y si ese soy yo, te pido por favor que no uses esa blusa tuya que tanto me gusta por lo fácil de despojar y reventar, ni esas botas bajas con jeans, ni esa casaca, ni te arregles tan preciosamente. Mientras conversamos, no te rías tanto, no me acentúes el hecho de que conmigo te diviertes más que con cualquier persona; mejor dicho, no te diviertas tanto a costa mía, que tu risa puede ser una trampa mortal, la risa de una sirena a punto de aniquilar al marinero.

De vida o muerte será que jamás me muestres tu frente: Cúbrela, create un cerquillo o algo así, pero dile no a ese anzuelo; de ser posible, píntate el cabello de un color escandalosamente falso o hazte rayitos. Tampoco me permitas tomar la parte externa de la vereda al caminar, ni acomodarte la silla, sé que es difícil que te des cuenta de ello, pero igual, te podrá costar mucho pagar parte de la cuenta, pero puede ser beneficioso para ambos...

Por nuestro bien, si tu gran muestra no me quiere tener ni como extra, por favor, no me acompañes en ninguna canción que recuerde, no completes mis oraciones, no te preguntes por el trago o el pastel que me guste. Que esa canción de Danza Invisible no exista en tu mente mientras esté frente a tí, nunca jamás adoraste el libro que te regalé o que te recomendé, es más, si quieres, que te lo haya regalado otro, uno de esos intelectuales estereotípicos de saquito que terminan gustándote.

Reitero: De no ser yo a quien esperabas, evita que mi nariz roce la tuya, evita que te toque el cabello, que te mire demasiado a los ojos. Soy una especie más ilusamente voraz de lo que parezco. Procura evitar los atardeceres conmigo, las caminatas nocturnas, las conversaciones largas, los temas graciosos; trata de perderte entre las docenas de mujeres que me hacen amar más mi libertad.

Si no quieres que me quede mucho tiempo, simplemente no interrumpas demasiado mi marcha, o muéstrame lo más inconvincente que tengas. No me hagas iniciar sacrificios en vano, y siguiendo la voz de Freddie, no me detengas ahora, déjame vivir.




17 comentarios:

ella(s) dijo...

ash, yo nomás decía... pero pues mejor no digo verda'

¿a poco tan irresistible ella, y tan fiera él...? jeje

beso

Yared dijo...

Y lo peor de todo es que a veces proyectarse con estas palabras, desahogandose mentalmente, muchas veces no ayuda un carajo. Por otro lado, a veces el dolor es dulce. de otra manera un no soporta estar tanto tiempo cerca a ellas.

Mr. T dijo...

Sin duda el mejor post que has escrito, con la contundencia e inexorabilidad de un tanque soviético entrando en Polonia. Me siento orgulloso de poner el primer comentario... eso creo...

Mr. T dijo...

Sugiero este fondo musical para este post: http://www.youtube.com/watch?v=LM1WEI6_rX4
Así se lo lee mejor

Elmo Nofeo dijo...

Efectivamente, ellas no tienen bajo control.

Muy down este post.

Lafrau dijo...

Y como hago si solo quiero tu amistad sin que creas que quiero otra cosa contigo... la pones dificil.
Besotes... de amistad.

Anthony dijo...

Andas mal brother, las mujeres suelen ser por naturaleza coquetas y juegan con nosotros al vernos interesados.

Pero que rico se siente cuando te coquetean y que feo se siente cuando te das cuenta que no puede pasar a más.

Anthony

Dante dijo...

asu mare mister, bien directo y profundo post.

Es un hecho probado que ellas saben lo que a uno le gusta y siempre lo van a usar para provecho suyo, aun así cuando las dudas que tienen hacen que probablemente nunca se decidan y le den al juego de "no perder a esa persona" cuando no tienen idea que pueden estar jodiendo masivamente el cerebro de alguien.

La mejor manera de voltearles esa huevada es una buena dosis de indiferencia, pasarles la pelota de la inseguridad a ellas.

Raulín Raulón... dijo...

Ella(s): Más que irresistible, digamos que supo cortar la carne en el punto exacto.

Beso para tí.

Yared: No ayuda ni mierda, tienes razón. De hecho, esto lo escribí cuando ya no tenía nada por ganar o perder, simplemente por repasar el dolor y sentir su dulzura.

Mr. T: El orden de los factores no altera el producto, mi estimado T.

¿Puedes creer que a mí me dejó satisfecho en un 90% este post? Mayor satisfacción que otros, te lo aseguro. De esas cosas que a uno se le ocurren muy tarde, tú sabes.

Elmo: No siempre, este es un instructivo para evitar daños posteriores. Bueno, honestamente, no sé si será necesario más adelante.

Lafrau: Simple, al amigo se le trata como al resto de amigos, se le restringe el contacto físico.

Tampoco te pongas mal, tu amigo no te hará daño por querer algo más, todo lo contrario.

Anthony: El problema es cuando el interés es poco y, con ciertos errores, terminan incrementando el interés.

Jodidadmente, a veces lo hacen por puro vicio.

Dante: Tienes toda la razón al mencionar que no se dan cuenta del verdadero daño que hacen. Eso de "no perder a la persona" es una reverenda cagada, sobretodo cuando la otra forma, es la única forma de tenerla.

Lo de la indiferencia es una medicina estupenda, así como las situaciones matapasiones. Lo que me preocupa es que la juventud no conoce sus beneficios.

No te vayas a quedar dijo...

Y es que a pesar que te lo repitas mil veces, a pesar que te dañaron otras 10, a pesar que tus amigos te lo digan, todo y nada de esto te servira cuando otra vez, te vuelvas a enamorar.

¿Odio a las Gordas? dijo...

Oe gordito, si una gordita te hace o permite "eso" y tú no haces nada es que eres más huevón que yo.

Lo dice Pedrito.

abrazos

Javier dijo...

a veces... bueno, siempre es complicado tratar con ellas!!

Nano dijo...

Me gustó mucho tu entrada. Muy descarnada y muy cierta.
A veces es necesario cortar con todo sin medias tintas ni misericordia para echar agua fría a un corazón que se entusiasmó demasiado. Tu salud mental te lo agradecerá.
Saludos
Nano

Dally dijo...

De acuerdo con Yared... fíjate en mi "Enfermedad" fueron desahogos que en su momento no ayudaron un carajo pero son una fuente de inspiración que mira tú, escribiste algo magistral, muy sentido... me gustó mucho; aunque se nota la joda de lo cerca y no tenerla...así es la vida y como diría mi mejor amigo "cosas que pasan"...

Raulín Raulón... dijo...

No te vayas a quedar: Discrepo, todos podemos cambiar, incluso los más irresponsables podemos jugar en serio alguna vez en la vida.

Alberto: Mándale saludos a Pedrito, y también a los del estudio, Alvarez y Bundy.

Javier: Anda, ¿sí?

Nano: Tocaste un tema importantísimo, como otro comentarista: La salud mental. Es que no sé que les falta o cuanto de egoísmo le sobra alguien para no pensar en ello.

De todos modos, siempre es mejor el sacrificio a la prisión.

Dally: Sí, estos desahogos hay que dejarlos madurar. Te confesaré que este post es un súper congelado, de hace un par de meses, y por poco no ve la luz.

Sí pues, cosas que pasan, que no deben pasar. Algunas, a erradicar, por el bien de mi cerebro y otras zonas.

sathya dijo...

ay que te digo hijo, que me has sorprendido, me has anonadizado, me has hecho leer flaco, que es esto por diossss!!!
lindisimo tu lexico, you fuckin rule dude!!!
http://nosoncronicas.blogspot.com/

Alexis dijo...

Puede ser que sea el mejor post que has escrito. Muchas veces he sentido todo lo que has escrito. Pero tío, un consejo de pata: ocupa tu tiempo en otras cosas. Que este post sea tu desquite con ella y olvídala.

Saludos.