miércoles, 15 de julio de 2009

Valores, códigos y ética


Uno de los pocos periodistas deportivos a quien leo es Luis Puiggrós. Si bien es cierto su ultra racionalidad respecto al más popular de los deportes podría colisionar con mi conocido pasional hinchaje por el club más grande del país, me parece siempre lúcido y de opinión autorizada. Uno de los argumentos más importantes de los presentes en sus artículos designa esto: El deporte rey tiene también ciertos valores y principios inalienables, más allá de los resultados.

Igual, este ya viejo tema de las banderolas también me hizo pensar en algo que mencionó Felipe Butters en su programa: Así como la práctica deportiva en campo tiene sus códigos éticos, el combate barrista tiene también ciertas normas tácitas, tal como la guerra tiene hasta su propia especialidad jurídica.
Por estos días, pensé en el otro deporte rey; sí, ese, en el que se campeona, en el que se hace goles, en el que se puede sufrir o gozar en extremo jugando en primera. Gracias a este post de Ronny "Traumadito" Lionel, pude refrescar mi memoria respecto a ciertos hechos de este verano...

I: Conservar la dignidad y la vergüenza deportiva tanto en las victorias como en las derrotas.

31-Dic-2008: Una de las primeras cosas que hice al volver de Trujillo con la flamante Copa de Verano, fue ir a donde mi buen amigo Yuri Ruri, el antagonista, el clásico rival, el otro Vásquez de esta zona, el equipo de barrio, el Cottorro, el wailo, entre otras cosas. Que mejor para sacar lustre a ese insignificante pero al fin y al cabo reluciente galón...

Ruri: Pero sé honesto, gordo. Como que algo de ganas a C te quedan, ¿no?

RR: Puta, te soy sincero, la chata me gusta. Si no la conociera y me la cruzo en la calle, de hecho volteo a mirarla y hasta me echaría a especular*** con ella, si no hubiera habido un feeling de tantos años o no me gustara como pareja, normal que la trato, todo chévere. Pero eso se va diluyendo con los días...

Ruri: Anda, huevón, ¿ya ves que te sigue gustando? De puro despechado te largaste, como suele pasar. Salamandro, sincerémonos, sólo mandamos a la mierda a quien nos importa mucho, a la hembra que no tanto, se le deja pasar y chau...

RR: Claro, pero la lavo al toque, por ahora sólo queda el gusto, y eso se diluye con el refuerzo en el recuerdo de los malos momentos sobre el de buenos...

Ruri me siguió mirando, buscando cualquier forma de quitarle lustre a mi nuevo estado de mejoría. Ninguno de los dos mentía, C estaría presente en mi vida al menos las primeras seis semanas del verano, como un apéndice incómodo, como el más reciente campeonato perdido, como la chica que le gusta a uno hasta que se cansa más temprano que tarde, olvidando finalmente esa frustración que no pasa de ser sexual (como las que abundan en la vida de cualquiera). Quise recalcar los puntos que pensé diáfanos en nuestra última conversación.

RR: Simple y llanamente, me demostró que no es la mujer que necesito, que no creció mucho en ello en estos cuatro años, por lo que irá perdiendo importancia más rápido de lo que crees...

Ruri: Pero hay una espina que quieres quitarte...

RR: Se va a caer sola, está saliendo sola. ¿Qué querías? ¿Qué le ruegue? No, wailo cagón, nunca me verás así...

Ruri: No para estar, gordo cabro, puta madre. Sólo un cache...

RR: Rogando, suplicando, jamás, para nada. ¿Tú lo harías?

Ruri: Sí,te dije, lo importante es conseguirlo. Nadie tendría que saber como o con qué o mediante qué, el hecho histórico que de verdad importa es conseguir, hacerla, anotar, meter...

RR: Es fácil hablar, tío. Dime la verdad, ¿tú alguna vez le rogaste a alguna mujer algo?

Ruri: Sí, alucina, y finalmente pues, terminamos acá en la casa, KAS. Todo mundo recuerda que me la tiré un par de veces, y fueron buenazas ambas, en ambas tuve que pedirle. Lo importante fue el resultado, piensa en el resultado, gordo, sólo eso.

III: No desearás ni trabajarás a la ex novia, ex agarre, ex amiga cariñosa, ex esposa, ex concho, ex gileo de tu amigo.

IV: No interferirás en el trabajo actual de tu amigo. Su afane es sólo suyo y de nadie más. El trabajo del amigo se protege como el de uno mismo.

Una de las cosas que odio de Mañuco y H, pese a ser entrañables amigos, es la poca ética que tienen. Peor aún si con esa poca ética, consiguen pobre resultados.

Mañuco se entretenía un rato conversando, embelesado, con un par de mujeres de mi promoción con quienes pasó año nuevo en una casa de playa. Yo no las pescaba ni de bajada, así que con el más diplomático de mis saludos me fui a conversar con H, que también estaba en otra.

H: Que bueno que ya se olvidó de la negra Andrea.

RR: No sé, tío. Es la única que le para algo de bolilla, ¿a tí no te molesta?

H: La negra ya me llegó al pincho. No sé porque se molestó cuando le pregunté si había feeling con Mañuco.

RR: ¿Cuándo?

H: ¿Recuerdas el día en que salí con Mañuco y ella, cuando Mañuco estaba chupando ron en el cine? Se le estaba pegando y todo, y yo me fui a otro...

RR: Anda, huevón, ¿lo dejaste a propósito? Fácil se dio cuenta y por eso te mandó a la mierda...

H: No, la negra es una inmadura y ya me llegó al huevo...

Seamos honestos: La negra no era la gran cosa, máximo aspiraba a quedarse en la mitad de la tabla. Sin embargo, no creí que se mereciera tan denigrante y casi comercial trato por parte de mis amigos, y tampoco consideré ciclotímico su malestar, o no tanto como lo que sucedió después, luego de que Mañuco se autodespachara de la mesa de las chicas PUCP que yo había evitado durante toda la tarde.

RR: ¿Qué pasó? ¿Descubriste lo aerobagres que son?

M: No entiendo porque eres tan malo con tus compañeras de facultad... yo a la Happy, como las huevas...

RR: Por algo le dicen la Happy, porque podría tragar hasta de tipos como nosotros.

H: ¿Entonces le pasas la negra a Raulín?

RR: ¿Qué?

M: Sí, aquella vez también me llegó y pensé que sería bueno que alguien más compruebe...

H: Sí, le caes bien, y fácil ya se hartó de Mañuco.

El problema con su planteamiento era, principalmente, que habían mujeres que me caen mejor que la negra Andrea, y que esta chica definitivamente era trabajo de ellos.

RR: No, Mañuco, es tu chamba. No entiendo porque demonios tuviste que agarrar lo que sobró de la comida de H.

H: Oe, jamás me la he comido.

M: Estando borracho dijiste lo contrario.

RR: No sé, cuñao. Es tu chamba, yo la respeto. En algún momento pensé que tal vez sería un buen equipo, pero Mañuco...

M: Yo nada...

RR: Es tu chamba, yo sé como te cuesta el tema, entre gitanos no nos vamos a leer las manos...

H: Oe, pero tampoco es una tragedia...

RR: Mañuco, te has agarrado una negra, quieres con una negra. Esta noche tus abuelos y San Ignacio de Loyola vendrán a jalarte las patas y hacerte castillito toda la noche, hasta que te sangren los tobillos.

***

Ya frente a mi computadora, pienso en el libre mercado, y que hay ciertos principios que, como "principios", no necesitan estar escritos, pero naturalmente son respetados casi instintivamente por el ser humano.

Me sigo preguntando por momentos en los que he violado alguno de los mencionados antes, o cualquier otro. No me precio mucho del tema porque igualito salí perdiendo, pero nunca dije "por favor", ni "por favor", a lo mucho llegué a un "anda" sin la entonación de un "no seas malita"; tal vez sí, no sé si eso se considera antiético, debería dejar de juzgarme tanto.

Aunque, no sé... alguna vez dije algo así como "Da igual, voy a esperar a que aclares tu mente, si no te molesta, estoy dispuesto, ¿no crees?". Pffff...

Tal vez, pesándolo bien, hay una mujer a la que sí le rogaría y le argumentaría alguna cojudez para llevarla a la cama, para estar, para casarme, sí, sí: Janeane Garofalo (Janis Gold en 24, la de "La verdad acerca de perros y gatos"), como el pata de Two and a half men. Tiene unas reacciones muy interesantes...




***Especular: Acción de simpatizar o tratar de llamar la atención de una persona del sexo opuesto, sin intenciones muy directas o avanzadas, sino con la simple de tantear un poco el terreno yendo despacio.

7 comentarios:

Cristina G. dijo...

"sólo mandamos a la mierda a quien nos importa mucho, a la hembra que no tanto, se le deja pasar y chau"
morí en el intento d leer esta frasecita por diooos..
respecto a los ppios, claro..aunque no estén escritos, x ejemplo no podría estar con alguien q le gusta a una amiga :D

que andes bienn :)
besoo

Fiore dijo...

Y yo no podrìa estar con alguien que HAYA estado con una amiga, son las leyes "no dichas" de la amistad

y bueno, algunos tampoco la cumplen

bsos de esposa primeriza y Recién casada

Anthony dijo...

Rogarle a alguien???

PT no creo que la haga, facil que manipulo para que hagan lo que puedo querer pero rogar nica.

Y sobre la ética, nosé si la hermana de tu amigo cuenta, sino ya estoy jodido.

Anthony

Dally dijo...

Los códigos, leyes y demás... interesante; pero no se cumplen, se rompen como las de tránsito, hay papeletas, multas,castigos y demás; pero ¿quién te quita lo bailado?

Yared dijo...

No me gusta rogar, por so cuando quiero algo, y ese algo implica algo más de "esfuerzo" de mi parte, prefiero morir reprimido y busco otros aires. Aún no entiendo por qué tengo esa conducta, pero siento que rogar es una forma de aceptar que no me siento lo suficientemente bien conmigo mismo como para considerarme grato a otra persona. Y en cuanto a lo otro, no sé, creo que lo que toca el amigo, automáticamente pierde atractivo. =)

Raulín Raulón... dijo...

Cristina: Simplemente habla de la escala de importancia de las personas, y la dificultad de pasar por alto a las que son o fueron más importantes.

Sí, yo tampoco podría, salvo en ciertos casos de abierta y expresa competencia.

Fiore: ¿Estar con la ex de alguien? Yo tampoco, conozco lo guarro puede ser alguno de mis amigos.

Anthony: Hay principios que en realidad no lo son, que no tienen razón de ser; son dogmas, más precisamente. Uno de ellos es el de la hermana... ¿por qué no confiar en un amigo, que es como un hermano?

Dally: Alto, la comparación no me agrada. Lo de la multa de tránsito se puede transigir o se puede pasar por alto, en cambio lo otro siempre deja algún afectado, son cosas que no pasan nunca camufladas.

Yared: Yo no entiendo tanto lo de la "represión", ese argumento siempre es utilizado por la gente que gusta de los ruegos, y bueno, ya sabemos que problema tienen estas personas...

Es una buena frase esa, lo resume todo: Lo que toca un amigo, automáticamente pierde atractivo. Los hombres somos envidiosos, pero no ladrones.

Yared dijo...

mmm, no creo que me atraiga una persona que me ruegue, pero en ambos casos hay maneras sutiles de insistir sin llegar al ruego.