lunes, 20 de julio de 2009

La Defensa toma la palabra: NO JODAS!!!!


Mr. T y yo pasamos el fin de semana del amigo haciendo algo de amigos: Matarle pasiones indeseables al camarada. Una amiga suya estaba en Lima y no dejó de hacerle sentir su casi deber de salir con ella (?). El lugar era el cine y había que esperar a que Cecilia, la amiga, nos diera el alcance. Justo con el billete en la ventanilla de la taquilla, hice referencia a la oferta para gente de tercera edad.

- Espera, Cecilia aún no llega, podemos decir que se trata de nuestra abuela - susurré, y a los dos se nos iluminó la cara -.

- Aquí tiene su boleto, señor - me dijo la boletera, sonriendo como quien descubre a un baboso que se quiso pasar de vivo -. Catorce de vuelto...

Me retiré, mencionando esa situación tan Georgeconstanziana, de saber que decir o que hacer... después de.

***

Recuerdo la primera semana de Diciembre del 2007 por su dedicación especial para un cliente del estudio. Tres escritos para el mismo caso ante la misma instancia, sintiendo extraña y hasta enojosa dicha situación. "Nos contestaron la apelación, mandaron un escrito más, y otro final, adjuntando medios", me dijo Montoya, mi jefe, para después responder a mi inquietud sobre nuestros escritos:


- RR, cada palabra de la otra parte debe tener respuesta. Debemos responder todo lo que se sostenga en nuestra contra, como cuando peleas con tu enamorada...


***

Hasta entonces, la última gran pelea que tuve no había sido de pareja, sino contra una matrona tratando de moler a garrotazos a alguien que trató de cortejar a una de sus mocitas. AQSSMA, tal vez con el despecho de no haber ganado mi atención, por el hecho de haber intentado algo con Limón, su mejor amiga y "protegida" ("porque entre amigas nos cuidamos", un poco "Kotex" esa frase).

No entendía que velo tenía ella en ese entierro, pero decírselo podría haber afectado su entonces frágil psiqué. No tenía ganas de quedar como un patán, sólo quería encontrar una forma de decir "Tu único asunto conmigo funó porque jugaste mal, teniendo ganado más de la mitad", sin un solo rasguño, pero la dejé hablar demasiado, decir cosas que, por inverosímiles, no tuve como rebatir.

Acusado de sangrador, complejo de Humbert Humbert, mala influencia emocional, corruptor, arribista (¡Sic y Sick! ¡Si Limón vivía en San Martín de Porres!), incompatible con su pacífica forma de ser, entre otros descabellados pero ofensivos cargos, contra los que no hice mucho uso de mi palabra, o al menos de una palabra correctamente guiada por mi cerebro.
Fui un pésimo abogado durante ese olvidable 2006, ni mi condición de practicante del estado me hubiera podido excusar mi incapacidad para armar una estrategia de descargo eficaz.

***

El interés en la defensa es vital para el ser humano. Desde su evidente desventaja física, su máxima dote natural se vio primigeniamente usada en técnicas para contrarrestar todo aquello capaz de destruirlo. No por gusto casi todas las culturas que conocemos tuvieron sus propias técnicas de defensa personal y hasta ataque, y que varias de las civilizaciones que más avanzaron en la historia sean, justamente, las que se avanzaron más con sus técnicas disuasivas.

El problema es como defenderse en este extraño combate, que se afronta con guantes llenos de púas, bañados en jugo de cebolla, sobre una lona fofa, hecha de recio cuero arequipeño. Me dieron ganas de evaluar mi escudería y descubrir los motivos por los cuales siempre fui un burguesito creyente de ciertas tonterías...

***

"Nunca admitas el error o la culpa", fue otra sentencia de Montoya que hubiera sido oportuna en Agosto del 2001. Torpe como yo solo, a eso de las 9:00 PM de ese domingo 26, había dejado que la mejor relación de mi vida se me hiciera astillas por un error de chibolo, de chico menor que su pareja. Sí, inconcebible para una mujer tan fantástica como creyente en la "seguridad interna", pese a haber sido inofensivo o no haber provocado tanta distancia como ciertas discusiones o distanciamientos que habíamos tenido meses atrás.

Algo tan nimio no hubiera podido ser la gota que derramaba el vaso, era un hecho que bien podía entibiar.
De hecho, este era un caso que requería algo de cinismo táctico para retirar y luego olvidar una situación que parejas más maduras suelen guardar en el ático de lo intrascendente, y a partir de eso, enfriar el tema...

***

"Si has hecho algo malo, demuestra que fue para evitar algo peor". Mi primera novia descubrió mi sistema de mentiras que giraban en torno a un eje: Hacerme pasar por un estudiante de academia preuniversitaria, en lugar de un chico de cuarto de secundaria, dos (o más) años de diferencia fáctica.

Por supuesto, sabía que estaba mal, pero era la única cosa en la que había mentido (pese a haber seguido el sagrado proverbio: "Mentir y comer pescado requieren de mucho cuidado") ; fuera de eso, todo lo demás, lo dicho, lo sentido, las caricias, las llamadas, los abrazos, las salidas, las tardes, el invierno, todo, todo, todo, no daba opción a la duda, y no fue malo, no fue una mentira incómoda o que oculte las verdaderas razones de algún desvarío o disminución de calidad. ¿Todas esas cosas emocionantes tenían que basarse en una cuestión tan secundaria como la edad? Con la respuesta a esa pregunta, ganábamos el caso.


***

El tercer caso perdido de la década fue de aquellos en los que las palabras no tienen espacio entre las acusaciones de la otra persona. Cada movimiento por hacer es el más dicícil porque el principal impedimento es el miedo a dañarla, la posibilidad de que ella deje la pelea y, consiguientemente, deje todo. No entendía porqué LMS cortaba tan despacio con su cuchillo, ni porqué tenía que subrayar los adjetivos de sus reproches, pero no fue la única discusión en que terminaba yo dando pie, pantorrilla y muslo.

Me gustó la idea de que como pareja, tengamos una cosa más que nos una: La carrera. Sin embargo, nuestros ritmos fueron distintos: Ella estaba involucrada en el mundo jurídico y político de su universidad desde el primer día, yo aún disfrutaba mi juventud entre Estudios Generales, literatura, teatro, política universitaria, todo eso, con la musa al costado. Descubrí lo equivocado que estaba, cuando muy resbalosamente, esbocé la idea de unir los retazos de una novela corta que nunca había terminado durante una temporada fuera de Lima.

- RR, no sé si has aprobado aquellos cursos, pero estas cosas te sirven cada vez menos...

- ¿Qué cosas?

- Mira, tus hojas, tus libros, tus textos, todo esto. Estoy segura de que estuviste igual en semana de finales...

- Aprobé lo que tenía que aprobar - le dije, sin tener mucho que ocultar, con el alivio de fin de finales -, no entiendo porque me pregutnas por algo que ya pasó.

- Sí, ya pasó, pero sería bueno que tú también pasaras, que siguieras su rumbo - dijo LMS, apoyada en el escritorio de mi cuarto, con un lapicero en mano -. Posiblemente pierdas un ciclo de facultad...

- No voy a perder nada, lo aseguro.

- Vas tener que recuperar el tiempo y mira, si sigues haciendo tantas cosas, no sé - decía, acelerando la voz, presionando con su ritmo -, es una carrera exigente, estudiar y trabajar no es nada cómodo, conseguir práctica depende mucho de las notas...

- No quiero pensar en eso por el momento - le dije, en un intento de zanjar el tema, mientras encendía un cigarro -. Mira, Rita me ha dado esto, me ha gustado mucho su idea, está sublime...

- ¿Esto es lo que quieres hacer?

- Al menos leelo...

"Leelo, nunca sabes lo que hago, en cambio yo sé que no pasas de las tres líneas con mis cuentos, no soy ningún cojudo, LMS, te quiero tanto que te conozco. Crees que porque tus amigos de universidad hace A o B, todos tenemos que hacer A o B. Ni te pregunto que pasaría si en vez de ello, quisiera C o T, o tal vez L, nada que ver con la exitosa vida de tus amiguitos EFA, porque sé que me dejarías, ya mismo estás haciendo algo que me hace sentirte desentendida con los nuestro. No sé hasta donde tendría que entregar para que te quedes, pero estoy seguro de que esto vale la pena, aunque sea intolerante con ellos, que a veces te reclame cosas difíciles, pero es justo que des algo también. He peleado tanto por tí, que no dudaría en seguir haciéndolo, pero por favor NO JODAS!!!!! Hay cosas que no te voy a regalar"

Fue lo recomendado al oído por una salamandra a quien no le hice caso, por lo atropellado o violento que pudo salirme. Posiblemente LMS hubiera salido de mi cuarto, diciendo que yo no tenía remedio y que no se podía hablar conmigo, se encontraría con el intercomunicador, apretaría el botón, abriría la puerta y se retiraría rápido, sin despedirse, sin dar tiempo a dudas o murmuraciones; aún así, con ella afuera, existiría una gran diferencia en ese momento y en su futuro.

***

La oficina cae en soponcio a partir de las 3:45. Se define como fue el día entre las 2:30 y 3:30, después de lo cual hay que saber mantener las cosas. Ya son las 5:50 y estoy en el baño de la oficina, es un buen día, voy manejando bien el partido, me preocupa más otra cosa.

Tengo que darle más volumen al nudo de la corbata, limpiar las solapas de cualquier cosa que se asiente por ahí, lavar mi rostro para mostrar la verdad. Hoy no veré Los Simpson (D'oh!), cuya segunda temporada están pasando en el 2, por algo importante: Estaré a las 7:00 en la universidad, para encontrarme con una amiga que aprovechará el incidente para conversar conmigo. Nos hemos visto poquísimo este año, y en esas ocasiones, digamos que fue de Iceberg.

Sé lo que vendrá: Reclamos por no asistir a dos cumpleaños, por mi ausencia, por no llamar, etc, etc, etc. Me miro al espejo con toda la seguridad en mis argumentos: Hay Facebook, hay mail, hay MSN, hay teléfono fijo, hay celular, lo que no hay es pierde o excusa alguna; quien estima de verdad, prueba, intenta, es constante y no olvida ciertos acontecimientos.

Tengo la certeza de que esté siendo sancionado por mi guerrillero acto de fijarme en alguien de nuestro grupo de amigos; ese será un argumento final, para cuando no haya como vencerme. Por lo demás, estaba yo esperando que llegaran ciertas horas, porque por si no lo saben me encanta esas cosas, que no importa si es muy tonto, soy así...



"In too deep" de Genesis, una canción respecto a lo que no siempre es fácil decir sosegadamente. Abajo, el título no puede ser más elocuente, "In my defense", Freddie Mercury es la voz y la vida.



7 comentarios:

Dally dijo...

A veces un buen: No jodas, resulta para mí un buen argumento, el mejor de todos para cortar la bronca; pero las mujeres somos bronqueras por naturaleza y siempre vamos a ver más posibilidades que ustedes ante cualquier situación... son cojudeces... lo sé. Así somos; pero también ha sido válido me den un "No jodas" para cortarla y a veces es preferible para que no sigas las idioteces... la que es inteligente lo supera, lo analiza pasada la efervescencia junto al acusado y asunto arreglado...

Merlina dijo...

Involucrarse con “alguien” del grupo es algo que no se debe hacer, pero sé por experiencia propia que muchas veces es inevitable.

Con esto si que me sorprendiste:

http://www.youtube.com/watch?v=v2R_sRzPNOA

Mr. T dijo...

Y sí que funcionó la situación matapasiones... ahorita tengo conectada a C en el msn... y no me habla... y pensar que esa era la única salida...

MadelC dijo...

"Debemos responder todo lo que se sostenga en nuestra contra, como cuando peleas con tu enamorada..."

Jajajaja, aunque no todos hacen eso, hay algunos que nos dan la razón y dicen: ok, está bien, lo que tu digas ¬_¬ por qué! si yo quiero pelear! O_O jeje, quién nos entiende? =P
Bueno al final una piensa en frío y se da cuenta de que quizás se equivocó, que exageró un poco, pero antes de eso, lo que queremos es que hable! jeje.

Elmo Nofeo dijo...

En los días que corren actualmente, ahorrarse una felicitación por cumpleaños no tiene justificación.

Lo mío está desde ya justificado, nadie puede dudar de mi mala memoria y de mi machismo.

Raulín Raulón... dijo...

Dally: El problema es que hay momentos en que el deseo de mecha supera cualquier inteligencia. Es ahí donde el "No jodas" también debe tener otra carga: "Ya párala, aquí mando yo".

Merlina: Yo no sé porqué no sé podría, nunca me pareció necesaria esa prohibición. Para eso de patas eunucos están los mantequilla, pero esos también entorpecen el mercado.

A veces es inevitable, y a veces se me antoja. Cuando se me antoja, pienso que soy un hombre libre que ha dejado demasiado de lado, lo tomo a la chilena.

Y sí, vaya, ¡tú sí sabes! No importa si es muy tonto, soy así; los viernes por la tarde son eso, atardeceres de viernes de libertad.

Mr. T: Chochera, situaciones extremas requieren movimientos extremos. Tal vez nos hemos excedido con la medida, tal vez fue muy agresivo el operativo, sólo la historia te juzgará...

Ahora sí, ¿puedo escribir un post sobre gente gorda?

MaDelC: Es que el OK es una salida muy diplomática, muy complaciente... y uno nunca sabe cuando una quiere torcerle el brazo a alguien.

Es que no es sólo hablar tampoco, es defenderse, gritar y carajear de ser necesario.

Elmo: Concuerdo contigo, hay FB, hay MSN, hay celular, hay teléfono fijo, hay calendarios, hay Blackberry con recordatorio de onomásticos. Lo único que no hay es sitio para el olvido.

Aparte de la memoria, creo que por ahí no sabes de muchos cumpleaños.

Yared dijo...

"Si has hecho algo malo, demuestra que fue para evitar algo peor" Por DIOS (JA!) esta es la respuesta a muchas de las cagadas que he hecho =)




En la búsqueda del equilibrio sentimental uno se encuentra con cada situación... Pero, lo que me parece más increible es que tengas la capacidad de recordar tantas. En fin, no deja de ser entretenido.