miércoles, 15 de agosto de 2007

Terremoto: 24 horas después








Esta es la primera toma que pude captar después del terremoto que remeció la costa peruana a las 6:41 pm. alcanzó los 7.8 grados Richter y, sin embargo, no sólo fue dicha intensidad lo que provocó más desesperación, sino la duración aproximada de 2:11 minutos del remezón. Al segundo 50 parecía calmarse todo, pero esos diez segundos de tregua sólo dieron pie a un empujón más furioso aún, el cual parecía no tener cuando acacabar, hecho que de todas maneras impactó doblemente en la estabilidad de algunos, aparte de otros fenómenos.






Las fotos corresponden a la zona de Jesús María, poco después del primer y más largo movimiento sísmico, el cual provocó que servicios básicos como la luz o el teléfono colapasaran en este realtivamente antiguo barrio así como en casi toda la ciudad, donde además también dejó de funcionar el circuito de señal de teléfonos celulares.






Poco después, con la asistencia de efectivos de la policia de tránsito en diversas zonas se logró agilizar cierto tramos poco antes del regreso de la electricidad, sin que corriesen la misma suerte vías como la Av. Abancay o la Av. Tacna, considerando la hora en la que comenzó el terremoto, cuando la mayoría de gente que transitaba por dicha zona regresaba a sus hogares, al igual que numerosos trabajadores de diversas dependencias públicas y otras privadas.






Bueno, continuando el día de hoy, jueves, cabe decir que ya 24 horas después del primer movimiento, se registraron hasta 86 réplicas, de las cuales se pudieron sentir en la capital la ocurrida a las 7:10 pm del mismo miércoles y el de esta mañana, a las 10:00 am, lo cual provocó que me cerraran la oficina. Sólo se registraron dos fallecimientos en Lima producto de insuficiencias cardiacas, mas la gran mayoría de víctimas se encuentran en el sur chico, entre la localidad de Cañete y el departamento de Ica, que suman más de 500 víctimas según estimaciones del cuerpo general de bomberos, y más de 1100 heridos. Se levantaron 70 cadáveres aplastados en la ciudad de Ica, en donde casi todo un distrito desapareció y es la segunda vez en menos de 10 años que la iglesia del señor de Luren sufre desplome por sismo.
Entre los daños materiales, sen encuentra además la destrucción de diversos tramos de la carretera Panamericana Sur, de la Carretera Central, la caída del puente San Clemente que permite el acceso a Pisco y, por lo cual, se habilito un puente aereo para abastecer a dicha ciudad, así como al puerto de San Andrés, el cual aún está en alerta ante cualquier posible maremoto. La situación es similar en el resto de la provincia de Chincha Alta, así como en la provincia de Cañete y el sur de la provincia serrana de Yauyos, en Lima, sin que en esta última se haya reportado aún algún número de muertos y heridos.
Una de las cosas más extrañas que se mencionó por el incidente fue la aparición de una centella celeste en los distritos del litoral, la cual no vi por estar alejada, pero me recordó ineludiblemente al "Tren de fuego" que mencionó Ribeyro en su cuento Mayo, 1940; sinceramente, yo espero que el amarillismo no comience a repartir consejas que asusten a la población ni profecías como sucedió, sobretodo, en 1993, después de aquel madrugador sismo de Abril. De todos modos, pasará al olvido.
Por otro lado, existe un reproche que, conociendo la dinámica administrativa del país, sé que repetiré: Hace casi diez años, en Nazca, el 7-Nov, sucedió un terremoto de similar magnitud, que remeció todo el departamento de Ica, parte de Lima, Ayacucho y Arequipa; hoy, la ciudad de Ica estaba casi en statu quo en relación a ese hecho, incluso habiendo sufrido por el sismo de Arequipa en el año 2001, hecho que contribuyó mucho a la destrucción más que parcial de la mayoría de ciudades del departamento de la vendimia. Definitivamente, parece que el dinero de las arcas del estado quema en todas las manos, en las de los gobernantes regionales y en las del gobierno central, considerando que fueron cuatro los períodos gubernamentales que tuvieron presencia entre estos hechos. Lo único que queda es esperar la diligencia y rapidez de los puentes aereos ante la incomunicación de ciertas zonas de Ica, sin contar la necesidad de eludir la posibilidad de una epidemia provocada por los cadáveres aún no encontrados.
Esta fecha pudo haber sido la del emporio del desastre, considerando las actividades públicas que se realizaban en ciudades como Huánuco o Arequipa, donde felizmente no se sintió demasiado el movimiento telúrico. En efecto, lo fue en Tambo de Mora al norte de Ica, en cuyo establecimiento penitenciario las estructuras cedieron y permitieron el escape de todos los reclusos, poniendo en mayor suspenso aún a toda la población damnificada, demostrando que siempre tiene sentido invertir en infraestructura penitenciaria. Siendo las 6:30 pm de este día, sólo se lograró recapturar a 29 presidiarios.
Y cabe decir que, aparte de los grandes edificios de la burocracia Odriísta (Ministerio de Trabajo, Ministerio Público, varias Grandes Unidades Escolares que no se cerraron a diferencia del Mariano Melgar o Ricardo Bentín), tampoco pasó una verdadera prueba de fuego la infraestructura teléfonica a nivel nacional. ¿Cuánta confianza se puede tener en una red que no aguanta así nomás algo muy común en nuestra realidad como los sismos? Es una pregunta que reiteraré a las empresas proveedores de telefonía celular y que dejaré en el aire, suponiendo que un precio alto y cobros diversos al menos garantizaran un servicio permanente e ininterrumpible por desastres naturales, como sí pasó con la internet.
Sólo eso, espero que mientras lean esto no se produzca una réplica que supere el grado del sismo original. Es de mencionar que en Lima no se sentía un sismo de similar magnitud desde el 3-Oct-1974. Otra zona que reportó por estos años un movimiento así en nuestro país fue Moyobamba, el 26-Sept-2005 y también el 29-May-1990, el cual tuvo números más desoladores que aquel que se dió recientemente.
Nunca está demás cualquier acto preventivo, ya sea en la construcción de solares o en organizacionales, tal vez sea porque, aunque la población no lo aparente, formamos parte del cinturón de fuego del Pacífico y, por otro lado, de diversos sistemas sísmicos volcánicos.
Fuentes: El Comercio, La República, Andina Agencia Peruana de Noticias, El Nacional, Correo, Rotativas del Ministerio Público.
Actualizaciones:
- Un explicación muy interesante sobre el fenómeno "celeste" de ayer, pueden encontrarla en el blog del arequipeño Ricardo, realmente ilustrativo.
- Para los interesados y quienes puedan, se recibirá todo tipo de elemento útil para la gente damnificada en el Jr. Páez 140, en Jesús María, Facultad de Arquitectura de la Universidad Federico Villareal, a la espalda del Hospital de Policia y frente al Parque Alberti, así como en la entrada sur del Estadio Nacional. Los hospitales del Ministerio de Salud piden donaciones de sangre así como de calmantes y analgésicos, cuya carencia es una de las principales preocupaciones en los hospitales del departamento de Ica. Ni que decir de las regiones serranas que fueron afectadas, donde el instrumental debe ser escaso al igual que los insumos.

3 comentarios:

lully, reflexiones al desnudo dijo...

Estuvimos muy pendientes. Me solidarizo desde Colombia.
Un abrazo solidario y sentido!

Sol dijo...

Que bueno que tu y tu familia esten bien. Yo desde aqui, nerviosa y muy triste solo de ver las imagenes.
Un abrazo muy fuerte.

El pajero maldito dijo...

Buena raulin, tas que te recurseas como periodista y fotografo callejonero. Vale. Yo tambien queria tomar foto a mis vecinas histericas gritando pero... no tengo camara pes.