viernes, 20 de febrero de 2009

De lo que no se habla en el pabellón madre-hijo (Parte II): Mamá casamentera

(Obvia secuela de un post anterior)


RR: ¿Sabes? Por mi parte, me llega reverendamente al chómpiras que mi madre ande metiendo las narices en ello y siempre ande pensando en lo feliz que podría ser...

Abelo: Es que ese es el sueño de toda mamá, ver a sus hijos felices, en especial si eres hijo único, o como yo, único varón...

RR: Sí, eso es cierto... aunque muchas veces he pensado que mi madre podría ser culpable parcialmente de mi actual poca tendencia al éxito amoroso...

Abelo: Yo también, alucina, ¿por qué, ah?

RR: Te comenté que mi madre quiso juntarme con la hija de una amiga suya...

Abelo: Chucha... esas sí son palabras altisonantes... ¿pero como le dirías certeramente que detenga eso?


Tardé harto en responderle a Abelo, pero no olvidé maquinar el asunto en mi cabeza.


Días antes de esa conversación con uno de mis mejores amigos de la universidad, me encontré en casa con la tía Luz, una de las mejores amigas de mi madre, después de algunos años. El tema no hubiera pasado a mayores si la tía Luz no daba el campanazo.


- Raulito, VD te mandó muchos saludos. Ella también está terminando su carrera...

- Sí, hijito, Medicina en la Cayetano...


Ese fue una patada certera en los huérfanos, con botín de punta de acero, de esos que duelen hasta el pecho. Mientras escuchaba mayor publicidad testimonial sobre VD, su especialidad, sobre lo grande y guapa que se había puesto, yo recordaba el contacto casi nulo que tenía con ella: Jai Faif y MSN, en el cual solía evidenciar ciertos enormes problemas que la convertían en una mujer inelegible a pesar de sus cualidades.


La tía se iba retirando, programando un almuerzo familiar (osea, el trío Vásquez Rodríguez vs. el pelotón Domínguez Bustamante) con resultados inciertos. Antes de que mi madre apostara más dinero a esa yegua, acompañé a la tía y le dije que iría a meter el carro en la cochera; dejé a la tía en su carro, y luego tomé el volante del nuestro, mientras masticaba mi respuesta...


La preocupación de mi madre es legítima. Como me dijo Abelo, las madres siempre esperan la felicidad de los hijos, o que al menos tengan familia; incluso seguía vigente si acogía de nuevo esa variable que yo he descartado de plano: La relación madre-hijo en la infancia podría determinar la suerte de la relación del sujeto con el sexo opuesto. Me preocupa más la intromisión, y sobretodo, la incomprensión de muchas cosas para los cuales nunca se es muy muy maduro o muy muy muy experto.


Nunca encontré como explicarle a mi madre que el mundo no es protagonizado siempre por John Travolta o Steve McQueen, sino que también hay películas con Jack Nicholson o Woody Allen, de gente sin mucha fortuna o con demasiada necesidad de aire, desarraigo y una dosis alta de desesperanza.


Y en los hechos, sé que hubiera sido difícil hacerle entender que lo de LMS fue un mal momento que encontré bastante pesado para asimilar, que se sufrió pero que no quería que nadie más califique nada al respecto. En el momento, no creo que pueda decirle así nomás que C no volvió a Sevilla, que simplemente no funcionó por ninguno de los dos lados, sin culpables, que tanto yo esperé mucho más de la cuenta de ella, algo que no podría darme como sí otras mujeres en el mundo, como suele pasar, mucho o poco, sin que eso tenga que afectar al resto.


RR: Y eso pues, Abelo. ¿Cómo le digo a la vieja que no salen las cosas tan mágicamente?

Abelo: Sí, yo también tengo ese problema, nunca quise ser totalmente sincero respecto de Adela con mi madre. Lo que hubiera comenzado como una conversación chévere, bien podría terminar en un interrogatorio huamanguino.

RR: Olvídate, las viejas se convierten en fiscales, en cazadoras, terminan inventando imputaciones. Pero vamos, como que Adela tampoco era inocente...

Abelo: Pero igual, que feo se ve que la vieja de uno lo defienda en sus líos amorosos, y eso de la suegra, toda esa imaginería, apesta. Normal que una suegra piense que es una inútil, pero como que jode un poco eso que "esa perra hizo sufrir a mi hijo".

RR: Sí, que chocante.


Tal vez en el fondo, estoy recontra enterado que en mis primeros meses de vida, lo de mi madre tampoco funcionó. Como que en casa tampoco he tenido una buena cátedra de ese curso que, como dije en el post anterior, es un tabú en la mesa familiar. Honestamente, creo que no entendería mis respuestas, mis padres son creyentes de los esquemas escolares de vivos y lornas, de ganadores y perdedores, de chicos chéveres y chicas lindas (que fueron en su tiempo, en su nivel, pero una clase acomodada en su circuito); no es muy fácil entender la oposición entre una generación y otra sin hacer juicios y adjetivizaciones incómodas, menos entender que su vástago pertenece a la categoría antagonista...


En fin, veamos que pasa. De todos modos, el verano es más lúdico de lo que parece. Probar, en este caso, le costará a otro.



Update: Hoy es el cumple de mi padre, almorzamos, todo, y para evitar ciertas confrontaciones familiares, fui al Monumental. La "U" nunca juega mal los 19-Feb, en 1993, en esa fecha, venció por 4-1 a Caracas F.C. por Copa Libertadores, con dos goles de Nunes (uno de maravilloso tiro libre), Baroni y el cuarto de... sí, del "Puma".


Y bueno, como siempre, para matizar, pongo a otros dulces, de lo mejor de los 90: Pataclaun! (recomiendo saltearse los primeros 4 minutos del segundo vídeo). Aceptémoslo, ya me harté de Carlos Galdós, prefiero al original: Carlín.








10 comentarios:

El Chico Nube dijo...

Qué rara tu vieja (nada personal) para andar buscándote novia a tu edad. Digamos, a la mía y eso.

Bueno, hay cosas que ni qué.

Yvonne dijo...

Hubieras conocido a mi madre, estaba mas loca que cualquiera.

Entre Galdós y Carlín hay millones de millones de kilómetros de distancuia, Galdós no le carga ni el maletín a a Carlín.

Señora Vaca dijo...

Lo máximo Pataclaun, pero fueron por la época... ahora que veo las repeticiones no pasa nada!

Lástima que madre sólo hay una.

Kat dijo...

No me lo tomes a mal pero las suegras así son DETESTABLES.

Una de las hermanas de mi padre es así, yo la quiero mucho sólo que, digamos es, DESESPERANTE :D

Raulín Raulón... dijo...

Chico Nube: Mi vieja no anda buscándome novia, al menos no lo hace seguido ni de manera concienzuda. Lamentablemente, le dejé un resquicio (como mencioné en la precuela) y ya comenzó a "velar por mi felicidad" después de más de un par de décadas.

Creo que ella también tiene inversiones en este rubro.

Yvonne: No sé, creo que el mejor psiquiatra para cada madre es su propio hijo.

Concuerdo contigo, aunque por épocas, muchos de hoy no saben casi nada de Carlín.

Señora Vaca: Mujer, yo soy de la época, en eso tiene toda la razón, ayuda mucho el tiempo, los noventa, Universitario campeón 1998 y Pataclaun, clásico.

Juro que no he visto un sólo episodio de Pataclaun en los últimos cuatro años. Quisiera, y también quiero ver Casado con mi hermano.

Kat: De acuerdo, yo también considero a mi madre detestable en estos menesteres. Por eso, la mantuve siempre a raya, a distancia prudencial de mi vida amorosa, por más de veinte años.

De otro lado, no sé como será la mamá de VD, fácil mi vieja le lavó el cerebro sobre mí, o al revés, o ha visto llorar demasiado a su hija, pero ese no es mi problema.

Si tuviera una pariente así, creo que podría esa actitud distorsionar mi aprecio hacia ella.

Fr@nk M!Ch@ell dijo...

a mi no me busco novia, pero si se que se quedaria contenta si llegara a formalizar con una que ella trae en mente......cuestion de madres solamente.....

El Dios Ateo dijo...

En estos casos, no sé si es bueno o malo que mi señora madre, piense que no soy lo suficientemente mayor, para pensar en relaciones extraamicales con otras personas.

Aunque tiene una pequeña ventaja: puedo hacer cochinadas sin que ella se dé cuenta o en su defecto se hace a la loca.

Pero una gran desventaja, cuando las personas se enteran de que sigo pisado por mi vieja. U.U

Angeitamoza dijo...

jajaja... bueno en mi caso es peor... mi madre, a cada familiar, le pide datos sobre posibles candidatos, y ya broma en broma, el asunto cansa... pero asi son las madres

Alexis encaletado dijo...

No lo veo tan mal que las mamás, quieran saber con qué chicas salen sus hijos. Con tal que no se vuelva como la mamá de Tony, perfecto.



Y la Copa es nuestra obsesión, maestro. Que lo grite todo oriente!



Saludos!

azabache dijo...

aaah nunca olvidaré: "(8)a mi me gusta el pan con mantequilla, a ti te gusta el pan con matequilla, echale más echale más echale más mantequilla al pan

UNTAA tu pan

RICOOO uhmmm(8)"

en fin, aah las madres son toda una vaina. Pucha, si eres hijo único espero qe tu señora madre no sea escorpio (lo digo por experiencia)