jueves, 18 de diciembre de 2008

Mientras dejaba el cigarro

Sumilla del post:

1) Salida después de mi último día de chamba, a la que renuncié por incomodidad emocional que me hubiese impedido establecer algo estupendo.

2) Algo estupendo que se malogró en mi persnalísima masacre de fiesta de promo. En menos de una semana, me estaba quedando sin play-off. Mi agente y yo simplemente nos avocamos a analizar el porqué y el cómo de ese fracaso, posibles formas de haberlo evitado, y cuanto había trabajado por ser un hombre mejor, incluso dejando de fumar desde el día jueves 11-Dic.

3) Matemáticamente, hay posibilidades. Sin embargo, el peligro de pasar de reestructuración a liquidación es latente, y Aurelio Baldor nos podrá ayudar mucho.


==========================================================


De no ser por los faltosamente inexpertos usuarios de parapente que sobrevolaban el parque del Faro de la Marina, hubiera podido fumar mi cigarrillo totalmente tranquilo.



- Pensé que lo habías dejado - me dijo mi agente, a quien no veía hacía varías semanas -. Al menos eso me dijeron quienes te vieron en la graduación.

- Lo dejé, sí, pero ahora pensé que había sido una mala elección. ¿Sabes? El cigarro es como un amuleto contra la soledad, o tal vez sea el humo...

- Ya vas a comenzar a hablar huevadas espiritistas - dijo riéndose el agente -, ¿por qué no haces un blog eso, esotérico...?

- No creo, jejejejejeje, pero sí, leo uno, en serio, muy bueno, tanto como el de Diegol. Y bueno, eso de la soledad a veces parece ser uno de esos malos espíritus que el humo del tabaco ayuda a aumentar.


Volví a exhalar, esta vez sobre mi cuerpo, a modo de Wizard. Ya se hacía evidente que no me bañaba desde el martes en la noche y que tampoco me cambiaba desde esa fecha.


- Pensé que podría ser un hombre mejor, tal vez lo fui. Pero no contaba con que no fuera suficiente.

- Alguien me dijo que todo había comenzado muy bien - el agente encendió un pitillo, mientras veíamos la Costa Verde -, que parecías no tener pierde y luego... ¿por qué siempre pasa eso contigo? Siempre comienzas muy bien, y en uno o dos días...

- No te responderé todo porque me sonó a reproche, y sólo te he contratado como agente, no como preceptor, ¿ves? Sólo diré que mientras estábamos desviándonos hacia Manchay, sentía y pensaba lo mismo que en las veces que nos veíamos: No podría pasar mi vida mejor al lado de otra persona, no podría concebir nada superior.

- Sí, alguien me contó lo del Road Trip.



Me quedé callado un buen rato. Esa era una de las mejores cosas que tiene mi agente y que aprecio mucho entre mis amigos: La sapiencia suficiente para saber de que se tratan mis silencios, especialmente cuando no significan final. Volví a inhalar, sostuve el gas durante varios segundos antes de desalojarlo por la nariz.



- Dicen que las cosas pasan por algo.

- Sí, siempre me dicen lo mismo, y hasta ahora no ha pasado "algo", todos los años, todas las noches frente a las lucecitas del árbol. La gran mayoría son personas que disfrutan mis historias, pero aparentemente no se imaginarían una historia mía con un final feliz...

- ¿Ya ves? Ya comienzas...

- Maestro, todos estos días fui víctima de pensadoras*** fatales. Después de la graduación, peor aún...



Viernes 12 de diciembre del 2008:

Ya no tenía tiempo de ir a cambiarme de camisa. En realidad, no era tan importante como lo que estaba haciendo.

Había advertido a mi jefe de no hacer que me violente. Y eso pasó, sólo faltaba la firma... y los tres días de pendientes que tenía.



- Por lo menos completaste tres meses.

- Sí, y una navidad, al menos podré comprarme el Clue de Los Simpson, ¿cuándo vienes a la casa a jugar?

- Uno de estos días, puede ser... pero no sé, te veo con cara de reestructuración...

- De liquidación y disolución.

- Mierda, ¿tan cagado de billetera estás?

- No, de lo otro. No creo en los milagros navideños, ¿ves? Eso de las comedias gringas sólo pasa con Jude Law, Tom Hanks o Rómulo León Alegría, y creo que no me parezco mucho a esos tíos...

- Así como C no se parece a Meg Ryan...

- Sí, y es parte de mis historias, ese es el gran problema: El constante cambio de reparto, algo que quería que se acabe.

- Me parece que no habrías elegido a la mejor actriz.

- Aaaaaay, bienvenido al club de la gente que critica los gustos de Raulín Raulón. Has olvidado que a diferencia de hace algunos años, tengo la suficiente personalidad para decir "Se acabó, gracias, hasta pronto y la mejor de las suertes para tí"...

- Aunque sea, déjame ver tu lista de posibles parejas de Prom: Teresa Brandon, asssssuuu, ¿que pasó con ella? (Se trata de una asistente de Contabilidad con quien hice migas hartas en el Brit, de brillantes ojos y cabellos negros, y otros argumentos que no viene al caso mencionar).

- Chambeaba al día siguiente y no sé, tú sabes, cuando C asomó...

- Ay, huevón, sólo digamos que chambeaba ese día.

- Claudia Domínguez, no me digas que... (Asistente del área de comunicaciones de no sé que empresa, la conocí hace años en un taller que llevamos juntos, y volvimos a hacer migas después, cuando tuvo problemas para reconocerme por mi pérdida de peso).

- También chambeaba el miércoles. Además, no sé, es maso como J, a veces me haría pensar que su macho es su trabajo.

- Pensé que te gustaba eso.

- No al punto de sentirme desplazado. Recuerda, necesito gente comprometida, jejejejejeje.

- Jajajajajajaja. ¿Andrea Tejada? (Estudiante de Veterinaria de la Cayetano, a la que conocí en el Brit hace un mes, y con quien más de una vez almorcé en Pasquale, porque vive casi a la vuelta de mi oficina) Puede ser, aunque un poco gorda...

- ¿Sabes? Ese es el punto, debí elegir a la que sabe (que, por cierto, es periodista de una red de noticias de internet y la más veterana del grupo de "aspirables": 28 años), que además es delgada. El chino Andree tiene razón: Las gordas me traen infortunio, pérdida; LMS trajo la desgracia a esta casa, y ellas, gordas en la puerta y ventanas, no la dejan salir.



Miércoles 17 de diciembre del 2008, 6:15 am:

Luego de dejar a C en su casa, no se me ocurrió una mejor idea que caminar hacia la mía, de atravesar el Campo de Marte. Si ya existía una loca que se paseaba en su vestido de boda, no había razón para que no existiese un depre que se paseaba entre el pasto con ropa "ensangrentada" de masacre de fiesta de promoción.

No iba a tener tiempo para cambiarme, así que normal, de boleto a la oficina. Así es el último concierto.

Debí haberlo previsto cuando mi señor padre no quiso prestarme auto.



Ya estaba anocheciendo, y al menos me sentía más cómodo viendo ese ocaso en buena compañía.



- He acumulado experiencia que a la hora de la hora no me servirá. Los jóvenes somos estúpidos.

- Ellas también - decía mi agente, abriendo una lata de Pilsen -.

- También. Todos somos unos imbéciles. La experiencia sólo te sirve cuando eres viejo, de joven, el corazón decide y el corazón sólo actúa en presente.

- ¿Quieres que te preste plata?

- ¿En tus cómodos planes de pago? Noooooooooooo.

- En serio, veo que necesitarás, por lo menos para un viaje.

- Agente, agente...

- ¿Sí?

- Yo soy Humberto Grieve, puede decir que tengo todo el dinero que necesito en el mundo. Sólo digamos que me quise hacer el recio, el wealth respecto a algunas cosas, y no me salió bien la jugada. El chocolate, tarde o temprano, termina por derretirse, y eso ni todo un ejército de Santarrosas puede evitarlo.

- Derre, debiste invitar a la Brandon.

- A Derresa Brandon.

- Jejejejejeje.



Delante de nosotros pasó una pareja singular. Un hombre chato, cetrino y de cara realmente tosco, de la cintura de una chica castaña, de ojos expresivos, pero algo más gorda de lo anatómicamente concebible. Por cierto, el pata estaba con correa y con zapatillas Nike.



- Me gustaría ser como uno de esos patas...

- ¿Para qué?

- Le he comenzado a temer a la soledad, he comenzado a preguntarme qué tanta masa de desgracias en determinado aspecto podría ocupar un espacio de 1.82 metros, y si necesitaría más de siete años para llenar.

- Aguanta, tu esquema es bidimensional, debería ser tridimensional...

- Tíos así, mal que bien, terminan con algo caliente en casa.

- No eres el único. De tanto amarrarle el zapato a Lucía, me terminó pateando la cara...



- Es cierto, agente, discúlpame por despreciar mi buena fortuna.


Simplemente eso. No quiero dar más alcances sobre el tema porque, como dije, mi resistencia no duró demasiado, y me convirtió en lo que casi siempre había estado mal acostumbrado: Un hombre enamorado.


Sólo una persona en ese estado puede atraverse a dejar de fumar...


- Oe, Raulín, ¿no quisieras incursionar en la venta de baba de caracol?


Medianoche del jueves para viernes:

La deliberación es acerca de si debo darle amigos o no, y cómo hacerlo, tal vez primero sea necesario saber si mi corazón tiene alguna rajadura grave o no, me he entumecido tanto últimamente, mi intención de ser totalmente eficiente me ha enfriado así. No quise pensar en eso ni en el gimnasio ni en el zanjón ni en la intimidad de mi cama, al levantarme tardísimo después de algo más de tres meses.

Tal vez no debí hacerlo. De repente, me quedé emocionalmente desguarnecido, por lo que no debiera salir de esta habitación. Pese a todo el sinsabor de la oficina, al menos tenía algo que compartir con ellas, y ahora sólo tengo tiempo para lo cual pensar duele, aunque suene extremadamente estúpido, y no quiero otra pensadora esta semana.

¿Dinero? Nunca fue el problema. Si bien es cierto tendré que hacer ajustes al respecto y quedarme sin media navidad, me puedo sentir cómodo. En este aspecto sí tomé en cuenta mi situación geo-político-económico-emocional: Vivo en el cinturón de fuego del Pacífico, un lugar en el que todo lo malo que podría pasar, se hace doblemente desastrozo, por lo que siempre es bueno tener una reserva, aunque sea de plata. De lo otro, no sé, creo que ya lo agoté todo, incluso el encaje de SBS...

Así es el fútbol, supongo que así es mi vida también. Como siempre, creo que yo mismo me estafé. Sólo tengo claras tres cosas: 1) No quiero ver fotos de fiesta de promo; 2) Me pasaré todo lo que queda de la noche deliberando; 3) Necesito un viaje urgente al lugar más solitario del Perú: Laguna de Salinas, Arequipa.

Como no puede faltar, buen pop. Una es del buen Eagle Eye Cherry que creo debí escuchar y poner aquí antes (en verdad, no recuerdo si la puse o no), "Falling in love again", sobretodo por el excelente uso de los colores; un clásico de uno de los grandes maestros bonaerenses, Miguel Mateos y "Es tan fácil romper un corazón", y finalmente algo que sí puse, pero que esta vez lo aplicaremos al pie de la letra: La falta de fe en el Faith de George Michael, tantas veces fue el cantaro al agua, que ya no cree que sea buena idea un intento más, "One more try" (el vídeo original lo encontrarán aquí, altamente recomendable).











***Pensadora: Estado mental depresivo que suele ser producto de una larga noche de pensamientos acerca del pasado.


5 comentarios:

Lulu dijo...

Por qué algunos nunca nos conformamos con nosotros mismos(gran premio de consolación) y buscamos ese algo más?

¿Odio a las Gordas? dijo...

Mi querido Raulin, pucha, no sé, ¿seré yo? Pero hijo, escribes tantas cosas al mismo tiempo que me hueveas tanto que al final no entiendo ni mierda; y cuando leo a otro huevones comentar (como buenos), me digo: ¡que burro soy! Y es que, Raulín, la verdad y sin ánimo de joder, creo que tienes tantas cosas que contar que creo que al final las mezclas resultan como un cebiche con arroz que, por supuesto, al puma carranza, le encanta. Nada me hubiese costado escribirte un comentario asi:

"Sí, pues, dejar esl cigarrillo es difícil. yo no lo dejo. me fumo una cajetilla diaria.
saludos"

Pero la verdad hijo, no entendí nada. Y creo que "tu agente" tampoco, jejeje.
Ahora sí, un abrazo

Alberto F

Fr@nk M!Ch@ell dijo...

uh man yo ya deje de fumar hace muchos meses atraz. y creo que es lo mejor que hice, tampoco era un fumador compulsivo pero me edjaba con unas resacas terribles y a la vez que ya deje el gusto. si lo dejaste felicidades por esa decision y tambien por tu graduacion

Angela Espinoza Hermoza dijo...

coincido con el patita que odia a las gordas. No entiendo (no sé si por los restos de alcohol en las venas o porque son muchas cosas). Bueno, algo entiendo, pero creo que no todo lo que debería. O quizá justamente lo que entiendo, quisiera no entenderlo...

En fin, lo que definitivamente fue comprensible es que algo malo (o quizá bueno en el futuro) pasó en la fiesta de promo, estás medio depre, apartarse un momento del mundo siempre es una buena iniciativa para quedarse con la grata compañía de uno mismo, o para huir de una situación realmente embarazosa, o quizá ambos. Con todo, si vas para Arequipa, visita Puerto Lomas, kilómetro 536 Panamericana Sur :)

Sobre el cigarro, Déjalo... es la única compañía que uno necesita.

Abrazo (fuerte)
Angelita, la que se acerca al cuarto de siglo...

Alexis dijo...

A ver Raulín... Como dijo Alberto F, me perdí con este post. Hay mcuhas cosas que no necesariamente se complementan y no termino de entenderte.

No obstante, haré el intento...

Hermano, deja ya de pensar en las que fueron y en las que pudieron ser. Si te gusta una flaca, adelante. No la pienses mucho. Y si bien es cierto siempre es útil estar solo, no por eso te vas a terminar incomodando con todos pues. Créeme, eso no le hace gracia a los demás que están a tu alrededor.

Saludos!