jueves, 28 de mayo de 2009

Training time



Está noticia me reconfortó y a la vez, me hizo recordar.


No era del cliché cuando sucedió. No en un colegio religioso, ni pertenecía activamente a algún ente opresor, incluso ya estaba resquebrajando mis lazos con la religión. El tema del sexo era un tema para el que no tenía oídos en casa (generalmente, uno ya sabía ciertas cosas antes de que los viejos vayan con su versión de los hechos), pues creía que mis padres emitirían un pronunciamiento lleno de prejuicios y errores conceptuales decisivos; ahora que lo pienso bien, mis amigos y yo éramos bastante santos, hasta que llegaban las noches en canal 13.


A diferencia de lo que sugería el locutor de La Serie Rosa, no guardábamos ningún secreto respecto a lo que cualquiera de nosotros hacía en el baño durante los comerciales, simplemente no lo había, no lo conocíamos, y atribuiamos la tensión del desertor vuelto al sofá a la de ver lo prohibido. El secreto recién era descubierto por uno mismo, tranquilizando la tensión del órgano joven e intransigente, sacando jugo de esa ansiedad de sentir al alcance de la mano a Francesca Neri o a Penélope Cruz.


Comencé relativamente tarde en estas artes, tal como recordaba con unos amigos, yo había comenzado en la etapa "entera" mientras que la mayoría lo había hecho en la etapa "light semidescremada" (creo que la analogía es clara).


Mi apogeo (o "apajeo") vino con la señal UHF de Uranio 15 que en un anticipado tributo a Michael Hutchence, abría su "programa de calatas de medianoche" con la gratificante descripción post orgásmica de New Sensation, el cual causó sensación y develó un secreto traslúcido: Dentro del archicachero Perú, existían los archipajeros, escondidos, merodeando por nuestra ciudad y dándole la mano a todos; eso explicaba el lío en INDECOPI con un segundo programa de calatas ("Los cuerazos del 33"), el relativo éxito de la revista Cueros, y la explosión y apertura de la publicidad sexual.


¿Qué representa la masturbación? Como al resto del sexo, nunca se le ha dado su lugar justo, siendo mayormente condenada, especialmente la masturbación masculina.


Mientras la mujer se libera y abre su mente, un hombre que, habiendo ya tenido experiencia sexual y cierto grado de madurez, admite que se dedica más a la masturbación que al coito por ofrecerle mejores dividendos, provoca una levantada de ceja, cuanto menos. Pase lo que pase, para cierto hombre promedio, encontrar su propio placer siempre será culposo y hasta degradante, según algunos supuestos doctores que le atribuían propiedades enceguecedoras y el descontento del altísimo, otros posibles conocedores de la vida que quien vuelve o aún no dejó de masturbarse a no es totalmente hombre o es un fracaso de hombre. En fin, para mí, como no, esa gente "liberada" está bien cagada...


¿Qué es lo que se rechaza detrás de la ceguera, del descontento de Dios o del fracaso como macho? Fuera de la molestia de los padres (traducida después en burla de los pares, hombres y mujeres), pues por un lado el descubrimiento de una provechosa modalidad sexual que no requiere juego colectivo, y que produce tantas endorfinas como ahora supuestamente produce el Sublime o la Coca-Cola, con efectos en la salud mucho más beneficiosos que estos, y sobretodo, el enfrentamiento de un tabú: Un "macho" no siempre es un hombre sexualmente tan satisfecho como un masturbador; aquel que sin (tantas) mujeres tiene mejor sexo, siendo mejor abastecedor que proveedor, dejando una duda adicional: ¿Es más importante la masculinidad de la actividad, o lo gratificante de ella?


La educación primaria es algo con lo que hoy nos pasearíamos, su recuerdo divierte tanto como ver a una persona de nuestra edad o mayor cursándola, ¿pero que sería de mí, abogado en unos meses, sin ella? No sabría donde poner las comas, no podría calcular nada de nada, simple y llanamente no tendría educación. En el ámbito sexual masculino, la masturbación es una especie de curso de primaria que nunca se deja atrás porque no se deja de utilizar: El primer contacto genital es el que tiene uno mismo con su cuerpo, la primera forma de abastecimiento es la autónoma porque no se domina otra pese a conocerse, el hombre que puede llegar a una forma adecuada de autoabastecerse, sabrá como dominar otras formas y hasta podrá pasarla mejor que con la versión ultraconsumista del coito (cada vez más consumista, parece que la gente quiere ser lo que consumo o... a quien se tira).


Como dije, no se abandona, como el conocimiento de primaria, siempre presente y conviviente con otros métodos de superviviencia. Ya sea como suplemento, complemento (señores, el hecho de hacer gritar y gemir a alguien no significa que uno haya llegado bien del viaje), forma de relajación y apartamiento, o una forma de entrenamiento para mantener ritmo de competencia, la masturbación legitima su presencia perenne en la vida masculina aun cuando se le estigmatice.


Creanlo o no, y en cualquiera de las modalidades antes mencionadas, ejercidas en simultáneo o por separado, la masturbación ha contribuido a la formación de hombres y también de saludables máquinas de cachar. Un conocido e histórico cineasta, narrando en una conferencia una anécdota acerca del tema, lo afirmó: "Así como un buen estudiante llega a ser un buen profesional, un buen pajero llega a ser un buen cachero".


Este post está dedicado a todas las "víctimas" de mi mano (porque para muchas mujeres, eso de inspirar masturbaciones es algo creepy), en más de 13 años de membresía. Venga, dicen que un hombre tan feo como yo le hace daño a una mujer en la que piensa al menear al títere; puede ser, pero a varias de esas, sinceramente les hago un favor.


Si quieren una lista de víctimas, háganmelo saber, mi medida de lentes es 3.8. Igual, los dejo con el misterio del entrenamiento, la clarividencia y la redención: El primero, orientación básica que aclara el misterio y el encanto de la masturbación virtuosa, y el segundo, un gran e inolvidable pajero del cine: Lester Burnham.


PD: ¡Guau! Algo más de 13 años, más de la mitad de mi vida. Como siempre, voy haciendo historia.








9 comentarios:

El Dios Ateo dijo...

Creo que en este caso, lo más parco y sincero que puedo hacer es dar la medida de mis lentes: 6,4.

Dally dijo...

La frase es genial (recorté la parte didáctica) "... un buen pajero será un buen cachero"... en serio develaste un gran enigma. Muy buen post, en serio, muy ilustrativo respecto al tema.

Elmo Nofeo dijo...

No creo que hayas visto la serie de libros "Hágalo usted mismo", antecesora de la serie actual " ... for dummies" (por ejemplo, Office for dummies), pero el arte del placer unilateral te deja la misma satisfacción que dichos libros: el placer de hacerlo uno mismo, y, que con la práctica te convierte en un experto (las expertas escasean).

Cristina G. dijo...

yo aun tengo el "no se si llamarlo prejuicio" de q entre hombres se puede hablar trankilamente de este tema mientras q entre mujeres, se hace más dificil..
me pareció increible tu comparación de la masturbación con la primaria.. alucinante..aunque no se si tan cierta como la describes :P

besoo!

Raulín Raulón... dijo...

Dios Ateo: Puta madre, y yo que pensaba que tenía que operarme los ojos.

Dally: Gracias, y eso que es sólo el comienzo de ciertas revelaciones. No olvides que una buena raíz da un buen tallo.

Elmo: Es cierto, el entrenamiento hace al maestro. Y que mejor que saber como autoabastecerse en tiempos de crisis.

Cristina: No creas que los hombres estamos libres de ciertos prejuicios. Justamente, la gente más "open mind" tiene problemas con la palabra de la M.

Lo de la primaria, bueno, digamos que es una fase inicial, como que en realidad es base y último recurso recurrente.

luis dijo...

que maleao... jeje

Dally dijo...

Raúl... el otro título era muy bueno, bastante comercial...jejeje

Anthony dijo...

jajajajaja, suerte que tengo buena visión, y no creo que que tenga relación por eso jajaja

Saludos

Arquen dijo...

Haber.... la masturbacion tanto la masculina como la femenina deberian ser consideradas (mientras no se vuelvan rutina, y ahi pierde mas de uno) como metodos de auto exploracion y aprendizaje. No le veo la razon a criticarla si se la usa como tal