domingo, 16 de diciembre de 2007

Nos estamos viendo

Bueno, me tomo un descanso. Estoy exhausto y con el labio adolorido nuevamente, mucho bien me haría no hablar de eso o de otras cosas similares que tengo para vender a precio de saldo. En realidad me siento mejor, ya me aplicaron los primeros auxilios y al menos sé que estoy fuera de peligro.


Igual, necesito que muchas cosas descansen, entre ellas este bloggy goggy. No es sólo que me sienta desmotivado, sino que mi nueva chamba está fuerte y me quita alrededor de tres horas del día el viaje hasta la oficina, así como las técnicas para enfrentar el amelcochamiento*** por fiestas. También es necesario para mí encontrar tres amigos en etapa de derrota para pasar el fin de año en igualdad de condiciones emocionales y económicas, dispuestos a beber, confesar y perdonar los errores.


En fin, por esas razones y porque a veces pienso que en el fondo me aferro a mi miseria para no quedarme sin material, esta historia cierra su primera temporada en la blogósfera. Supongo que volveré con algo nuevo en el verano, siempre al ritmo inconstante de lo que, por supervivencia propia, no llega a completarse.


Por ahora, mis noches estarán con mi botella de San Luis con gas (si es que no me llega una carga de Kola Escocesa), Cortos de Alberto Fuguet (por motivos de seguridad interior, dejé El gusto de las mujeres feas de Millet) y bueno, será ideal culminar con los Fragmentos Errantes e iniciar la lucha ontra La maldición de la hora del ocaso.


Fue bueno mientras duró, por lo tanto no hay porqué exterminarlo, sólo adormecerlo, me cae bien ustedes, lectores conocidos y desconocidos, lejanos o cercanos, cómplices o simples testigos, audiencia en general. Los seguiré leyendo de todas maneras.


Es todo desde aquí el día de hoy, y será más el día de mañana. Gracias y buenas noches.


Otrosí digo: Noticia graciosa, para no quitarle el chongo al blog, he sido nominado para un premio extraño, "a quienes bajaron más kilos en menos tiempo", creo que me mecharé con Garrido Lecca y con Verónica "NBK" Zavala, ¿qué dicen, pego o me pegan?



***Amelcochamiento: Efecto "sensibilizador" de un suceso colectivo en uno, generalmente inevitable por el problema de la masa. No pude evitar el amelcochamiento al escuchar su discurso en la Av. Alfonso Ugarte.

8 comentarios:

urbana (http://www.yotambienquiero-urbana.blogspot.com/) dijo...

jaa así q tu tb caminas = q yo pa el trabajo...mira el lado amable nuestro único ejercicio al día es caminar dejando de ser sedentarios...

al parecer eres mi cuasi vecino...yo saco a mi perro x la castellana

fuerza y q tengas un buen año 2008 =D

mili g dijo...

mejor un reparador descanso que un adios, mejor un hasta pronto que un hasta nunca jamas...

gracias por la sonrisa, la risa y el comentario :)

tatiana dijo...

hola,que este descanso q te tomas sea productivo,y espero regreses con fuerza para seguir leyendo tus aventuras cuidate mucho! felices fiestas :o)

iux!!! dijo...

noooooooooooooooooooooooooooooooooooooo t vayassssssssssssssssssss buuuuuuuuuuuuuuuu lloro!!!!!!!!!!!!!


ay somos todos vecinos yo lo saco por ayacucho a mi`perro jejeje

Raulín Raulón... dijo...

Urbana: Sí, desde Tomás Marsano o incluso Benavides. Eso sí, al terminar el día me voy corriendo, odio el oscurecer capullanés, me siento tan lejos de mí mismo.

Tú en Cieneguilla, ya ni tan urbana. Que viva la periferia como nueva hospedera nuestra.

Mili G: Mucho mejor, porque el adiós es imposible como hecho y como promesa. Volveré, supongo que con un nuevo tiempo de stand by y, espero, una predisposición diferente para con las cosas.

Tatiana: Yo también espero que sea productivo. De hecho regresaré con algo de fuerza, espero que en los dedos. Espero también nuevas aventuras, no quiero que este blog sea repetitivo; espero campeonar y mientras tanto, podré meterme en diversos e inevitables problemas y paltas (cuanto menos sean, mejor), así que don guorri.

Iux: Regresaré mujer, posiblemente en el séptimo día como decía la profecía. Regresaré con la mitad de los kleenex del mundo para secar tus lágrimas.

Así que por Av. Ayacucho también, confieso que le agarré camotea la zona aun cuando Alguien que solía sermi amiga viva el frente de la oficina. Una lástima que posiblemente me vaya a Telefónica o Petroperú; felizmente el día de hoy es muy invernal, me quedaré hasta las 7:00 pm por aquí.

SomeDevil dijo...

No te vayas Chavo!!! jajajaja!!
Bueno aunque las vaciones son buenas debes en cuando, espero leer mas aventuras tuyas en año que viene.
Oie ya se donde esta La 73!! No se a que hora estare por ahi , pero de todas maneras voy.
Pucha nunca he ido a una reu de gente que nunca he visto ...que nerrrvioossss!!!

SomeDevil dijo...

Holaaa!!!
te cuento que la 73 esta la lado del Studio 4 de Barranco , justo en la esquina del lado derecho.
Veamos que hay el dia de hoy !!!

"P" dijo...

La hora del cielo naranja es una de las mejores ,una de las tantas razones por la cual me perdono vivir un verano limeño. Ojalá el descanso que te tomes sea provechoso :)